¿Te acordás del Pibe Maravilla y del Pulpito?

Damián Luna y Sebastián Gonzalez fueron dos volantes ofensivos de las inferiores azulgranas que debutaron a los 17 años, uno con Insua y el otro con Simeone.

Luna y González, dos que debutaron muy jóvenes con la azulgrana.

Luna y González, dos que debutaron muy jóvenes con la azulgrana.

Con sólo 17 años de edad y con Rubén Darío Insúa como entrenador, Damián Luna debutaba en la primera de San lorenzo enfrentando a Olimpo de Bahía Blanca correspondiente al Apertura 2002. Ese mismo año formó parte del plantel que ganó la Copa Sudamericana.

Volante ofensivo, hábil y rápido, había cifradas esperanzas en él. Luna llegó a jugar más de 60 partidos en San Lorenzo, se ganó la titularidad en el 2003, aunque posteriormente en el 2004, varios de ellos ingresando los segundos tiempos.

En febrero del 2005, en un partido ante Boca Juniors, el volante de las inferiores azulgranas sufrió una seria lesión y ya nunca más volvió a recuperar su nivel. Para agarrar ritmo volvió a jugar en reserva, pero una nueva lesión terminó con sus sueños en San Lorenzo.

En el 2006 con el pase en su poder firmó para Independiente y parecía que podía recuperar el terreno perdido pero prácticamente no jugó. "El pibe maravilla" manifestó su enojo públicamente: "Que no juegue no le conviene al club ni tampoco a mí porque me desvalorizo como jugador. No me dieron la oportunidad si podía rendir o no".

Así fue como decidió continuar su carrera en el exterior y el 2009 lo encontró jugando para la Universidad Católica de Chile. Sin embargo su bajo rendimiento y un fuerte enfrentamiento mediático con el entrenador Marco Antonio Figueroa, terminó siendo despedido del club. 

Fuera de Chile, Brasil sería su nuevo destino: el Sao Caetano. "Vengo a hacer historia en el club" fueron sus primeras palabras en Brasil. Sin embargo su bajo rendimiento hizo que rápidamente su contrato no sea renovado y así volvió a la Argentina.

Al no encontrar cabida en la primera divisió,n comenzó su camino en el ascenso: Nueva Chicago en el 2011 y Los Andes en el 2012, equipos en los que jugó pero sus persistentes lesiones le hacían perder continuidad.

Buscando hacer alguna diferencia económica aceptó ofertas del exterior: el 2013 lo encontró jugando en Defensor Sporting de Uruguay y el 2014 en el Inti Gas de Perú. Sin embargo el equipo peruano le comunicó que le rescindían el contrato porque su rodilla no quedó bien de la última operación. Luna rechazó y lo tomó como excusa: “Me voy porque el técnico no me quiere en el equipo. Yo no estoy roto, a mi no me toman en cuenta en los partidos”.

Retornó a la Argentina para volver a jugar en Los Andes, tratando de ponerse en forma y esperar que el 2015 le traiga alguna oferta interesante, que finalmente llegó y sería de Europa: el Kissamikos de la segunda división de Grecia.

La experiencia helénica duró sólo un torneo y en agosto del 2016 firmó para San Lorenzo de Alem, de Catamarca, que busca desde el Federal "A", intentar ascender a la "B" Nacional. Cumplirá 32 años la semana próxima.

 

Sebastián "Pulpito" González debutó un 17 de mayo del 2009 ante Gimnasia y Esgrima de Jujuy y bajo la dirección técnica de Diego Simeone. Ese día hubo triunfo azulgrana por 3 a 0. González tenía 17 años y además era integrante de la Selección Juvenil Argentina que participó del Sudamericano Sub 17 de Chile.

Jugador de cuerpo pequeño pero muy hábil, fue llenado de elogios en el 2010 por el entrenador Ramón Díaz: "Lo quiero hacer crecer. Es uno de los mejores número 10 que hay en la Argentina. Por eso, quiero trabajarlo y darle la oportunidad cuando sea el momento, pero me gusta mucho las condiciones que tiene, la gambeta, el dribling, la personalidad".

Sin embargo no terminó explotando, las posibilidades les aparecieron en cuentagotas y cansado de esperar, decidió viajar a Chile en 2012 y ponerse la casaca del humilde equipo de Unión La Calera. Allí logró la continuidad buscada: jugó 30 partidos aunque sólo convirtió 3 goles.

Finalizado su contrato regresó a San Lorenzo y creyó que era su hora. Comenzó la pretemporada y fue rápidamente bajado a reserva. Ahí decidió cambiar de rumbo y el Deportivo Cuenca, que buscaba un reemplazante del "Piojo" Manso, puso sus ojos en el y viajó a Ecuador.

Tuvo bastante continuidad pero el equipo no funcionó. El Cuenca quería renovar el préstamo pero no hubo acuerdo con San Lorenzo y el jugador terminó retornando a Buenos Aires.

Nuevamente en el Ciclón se le comunicó que no iba a ser tenido en cuenta y se fue a jugar al ascenso chileno, formando parte del Everton que consiguió volver a primera. Sin embargo el entrenador Héctor Tapia le manifestó que no estaba entre sus prioridades en primera, y aceptó el llamado de Néstor Craviotto, entrenador argentino del Deportivo Pereira de Colombia, que ya lo había dirigido en Unión La Calera.

Su paso por Colombia no fue bueno. Se le detectaron molestias en el menisco externo de su rodilla derecha, la misma que le habían operado hace unos meses y terminó con la rescisión de su contrato.

Buscando su lugar en el mundo, el "Pulpito" tuvo un llamado inesperado: Héctor Tapia, el mismo entrenador del Everton, que le había dicho un año antes que no estaba en sus planes, le manifestó que se pusiera bien físicamente, que no le aseguraba titularidad, pero sí la posibilidad de pelear por un lugar.

Sebastián Gonzalez, ahora con 24 años, señaló a la prensa trasandina: "Puedo decir que me estoy volviendo a sentir jugador de Everton".

 

Aldo Gaibuz

@pipoalcuervo

Periodista deportivo del instituto de Estudios Superiores y socio del Circulo Periodistas Deportivos. Conductor de Ciclón de Boedo Radio y colaborador de Soy San Lorenzo.

Comentarios
redes sociales
-