Una final para el olvido

San Lorenzo cayó sin atenuantes ante Lanús y no pudo dar la vuelta en el estadio de River. El equipo de Guede no pudo encontrarle la vuelta al rival y se fue goleado 4-0.

Desazón total en Boedo. San Lorenzo jugó el peor partido de 2016. (fotossl)

Desazón total en Boedo. San Lorenzo jugó el peor partido de 2016. (fotossl)

La ilusión de más de 30 mil cuervos que coparon las tribunas del Antonio Vespucio Liberti se vió demolida por el buen juego de Lanús. El Granate arrancó el partido inquietando a Torrico y tras varias importantes chances a los 17 minutos pudo abrir el marcador tras un córner corto y un cabezazo de Oscar Benítez que no pudo ser contenido por el Cóndor.

El predominio de Lanús y la timidez azulgrana para pisar campo rival siguió hasta los 30 minutos. Para esa altura el conjunto dirigido por Almirón ya merecía otro gol y San Lorenzo comenzó a inquietar sin demasiada profundidad con la cabeza de Fernando Belluschi. El primer tiempo se fue con una leve ventaja granate y con la latente esperanza de poder revertirlo.

Para el complemento, Guede mandó a la cancha a Barrientos en lugar de Mussis, que tuvo unos 45 minutos muy flojos, con la idea de pasar al esquema utilizado con Ortigoza: 4-1-3-2. El Pitu le dió más control del balón pero atrás suyo, Juan Mercier no pudo solo contra el mediocampo de Lanús. Se notó que al Pichi le pesó el partido no por propio impetu sino porque se lo vió desmejorado físicamente dando evidencias de que su recuperación no fue del 100%.

A los 13 Miguel Almirón extendió el marcador a favor de Lanús con un derechazo desde afuera del área tras una muy mala acción defensiva del Ciclón. El 0-2 parecía sentenciar el partido y San Lorenzo iba a buscar el descuento con muy poca claridad. Ahí Guede se la jugó y mandó a la cancha a Cauteruccio por Mas y al minuto vino el tercero de Lanús, en clara posición adelantada de Sand que ningún jugador de San Lorenzo reclamó.

Lo que quedó fue un Ciclón impotente yendo al ataque y de esa manera aprovechando una distracción de Angeleri, el Granate convirtió de la mano de Acosta el cuarto cuando ya quedaban un par de minutos por jugarse. Terminó 0-4, un cachetazo muy fuerte que hizo recordar a la final ante Arsenal en Catamarca. Mucho por corregir y mucho por rever puertas para adentro. Así no Ciclón.

Mundo Azulgrana

@mundoazulgrana

Sitio web y programa de radio dedicado al Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Comentarios
redes sociales
-