Que de la mano de Julio Lamas...

En el comienzo de esta semana dejó oficialmente su cargo Julio César Lamas, el entrenador que devolvió a San Lorenzo a la cima del básquetbol nacional. Un repaso por sus dos años en el Ciclón, su impronta y números, en esta nota.

Luego de la obtención del segundo título en fila, llegó un momento no muy agradable para los sanlorencistas; Y claro. No es para menos. Se sabía hace unos meses, que una vez que la temporada concluyera, una parte del hechizo que hizo de éste equipo algo mágico se iría con ella. Esa cuota de inteligencia que hoy ya no está en San Lorenzo es su mentor, el grandísimo Julio César Lamas. El entrenador formado en el Deportivo San Andrés decidió tomar un nuevo desafío en su rica carrera: pasar a dirigir el seleccionado japonés, dejando a su querido Ciclón en la cima del baloncesto nacional.

Cuando Lamas tomó las riendas de la disciplina en San Lorenzo, el club buscaba diseñar un proyecto que lo devolviera a los años dorados que había tenido la Catedral en el gimnasio San Martín, y para esto nadie mejor que un hombre con sentido de pertenencia a los colores, conocimiento, experiencia y renombre. Todos esos requisitos los reunió el ex técnico de la Generación Dorada argentina, y por todo eso fue nombrado como cabeza de grupo.

Julio Lamas diseñó el equipo, armó una estructura, inculcó ese sentimiento de arraigo a la camiseta azulgrana, y nos llevó a la gloria. Primero en una copa amistosa disputada a mediados de 2015 en Obras Sanitarias. Luego en la durísima Liga Nacional 2015/2016, en la cual tuvo que atravesar momentos complicados, con extranjeros que no se afianzaban, varias lesiones, bajos rendimientos y presión de los medios por ser considerados candidatos.

Todo esto se revirtió cuando los dirigidos por Lamas se metieron en playoffs, eliminaron a cada uno de los equipos que se le pusieron adelante, y en un Héctor Etchart vibrante se alzaron con la tan ansiada copa. Primer deber cumplido.

Una vez completado el primer casillero, la dirigencia y el coach no se quedaron con eso: Rearmaron todo el plantel manteniendo solamente a Nicolás "Penka" Aguirre y Marcos Mata como pilares, incorporando jugadores acorde a su idea de juego tradicional, y extranjeros confiables (además de ser hispanohablantes). El nuevo San Lorenzo 2016/2017 estaba listo.

La temporada regular empezó de forma inmejorable, y el 14 de octubre se tocó el cielo basquetbolístico con las manos: Los Cuervos de Lamas estaban cara a cara con un equipo NBA. Sí, por primera vez en la historia para uno de estos lados.

Rápidamente se volvió a suelo argentino a seguir con la competencia cotidiana, pero el décimo mes del año traía otra sorpresa. El 28 se daba la vuelta a Boedo, porque se estrenaba el Roberto Pando, en lo que para el entrenador fue un momento "Único, que como hincha me tocó la identidad".  

En diciembre se confirmó al Matador entre los clasificados al Súper 4 de enero; una deuda que le había quedado al club y al cuerpo técnico en la temporada anterior. Esa deuda se saldó pronto, porque San Lorenzo se hizo con el torneo de los cuatro mejores en Corrientes capital. Otro objetivo tachado para Lamas y compañía.

Ya bien entrados en 2017, el coach ponía un nuevo reto en su paso por la institución: ganar la Liga de las Américas. El Matador viajó a Puerto Rico y no pudo pasar las semifinales, en lo que sin duda fue el golpe más duro para el ex Real Madrid en su recorrido por San Lorenzo. Había que reponerse para mantener el liderazgo en la Conferencia Sur y buscar el bicampeonato. El primer paso se cumplió, porque a pesar de que Ferro intentó acercarse, el "1" fue para los muchachos de Lamas, quienes a diferencia del plantel que había obtenido el primer título, reflejaban un funcionamiento y un estilo más acorde a los tradicionales equipos del experimentado entrenador. 

Los playoffs fueron un trámite, y la final lo encontró con Regatas de Corrientes. La historia iba llegando a su fin. Dos a cero con los primero juegos en Boedo, y a salir en búsqueda de un punto a terreno enemigo. Esto se obtuvo en el cuarto duelo de la serie, encaminando la final para cerrarse en casa.

El sábado 15 de julio de 2017 no fue uno más en la vida de Lamas, porque llegaba su última función como líder ante su gente. La chance de irse campeón y culminar todo con broche de oro era una soñada oportunidad que se terminó dando, y bajo una lluvia de aplausos, cantos de agradecimientos y papelitos de celebración, el inventor de esta criatura dejó a Boedo (bien alto) para volar a Japón.

 

SUS NÚMEROS

Dirigió 136 partidos oficiales: Ganó 99 y perdió 37. 72.7% de eficacia

Obtuvo 5 títulos:

  • Conferencia Sur 2015/2016
  • Liga Nacional 2015/2016
  • Súper 4 - 2017
  • Conferencia Sur 2016/2017
  • Liga Nacional 2016/2017

Marcó un récord de playoffs con 23 victorias sobre 26 jugados.

Paulo Recari

@Recari_Paulo

Estudiante de periodismo deportivo en el Círculo de Periodistas Deportivos.

Comentarios
redes sociales
-