La tortuga más valiosa

San Lorenzo, además de ser campeón indiscutido, tuvo en sus filas al mejor jugador nacional de la Liga. Gabriel Deck fue el más valioso de las finales y en MundoAzulgrana repasamos su año.

Deck, el más valioso de la LNB (La Liga Contenidos).

Deck, el más valioso de la LNB (La Liga Contenidos).

Cuando el 13 de agosto del 2016 los campeones se reunían para comenzar la pretemporada, varias caras nuevas dijeron presente para afrontar los desafíos que el Ciclón tenía por delante. Entre esas incorporaciones, estaba un jovencito de acento santiagueño, recién llegado a la gran Capital dispuesto a dar un salto en su prometedora carrera. Este enorme con cara de nene era el surgido en Quimsa, Gabriel Deck.

El interior nacido en Colonia Dora llegaba con el rótulo de promesa, mote que se había ganado en el medio después de debutar en primera con catorce años frente a Quilmes en enero del 2010. En "La Fusión" jugó siete temporadas y obtuvo tres títulos, además de cautivar los ojos de los amantes del básquet. Participó de todos los seleccionados argentinos juveniles y con veintiún años decidió dejar su provincial natal para mudarse con su novia a Capital Federal.

Una vez llegado a Buenos Aires, su nuevo reto era ponerse la camiseta de un histórico del baloncesto nacional y campeón reinante. La profunda reestructuración que había propuesto Julio Lamas, sumado a su enorme talento individual, le dieron a "Tortuga" un puesto en el quinteto azulgrana. El dorense mostró rápidamente que estaba a la altura, y no por su 1.97, sino porque a pesar de ser un adolescente, supo cargarse el equipo al hombro desde el inicio de la campaña.

El 14 de octubre pisó por primera vez una cancha NBA, pero seguramente no será la última. Allí Deck dejó destellos de su capacidad, pero la vuelta al país fue con mal sabor de boca, ya que sufrió una lesión en su pie. Intentó seguir unos partidos más, pero debió parar hasta el comienzo de enero. El Cuervo lo sintió, pero cuando el alero reconvertido en ala-pivot regresó, todo volvió a la normalidad.

Febrero lo puso a prueba con la Liga de las Américas, pero en el partido frente a Bahía Basket, Tortuga se lesionó nuevamente. Su ausencia, más la de algunos compañeros, sentenció en parte la ilusión máxima que tenía todo San Lorenzo, y las semifinales fueron el fin del sueño azulgrana.

Gabriel se recuperó, e hizo su vuelta más fuerte que nunca. Apareció en su máximo esplendor, transformándose en el foco de los seguidores del básquet. Su rol protagónico lo convirtió en goleador del equipo en la mayoría de los partidos, su juego enamoró a Boedo y sus volcadas quedarán en la retina de todos los hinchas del Ciclón. Siempre sin perder la humildad que trae desde la pequeña Colonia Dora.

El objetivo por el cual había comenzado a trabajar en agosto del año pasado estaba cada vez más cerca, la adaptación (reconoció que le costó) ya había sido asimilada, el cariño de los hinchas ya era suyo, y luego del sueño truncado de saltar a la NBA (pese a ser seguido, no fue drafteado), sólo restaba conquistar esa extensa Liga Nacional.
Él lo había dicho, "hay que llegar fuertes a los playoffs" y vaya si lo consiguió...

Lideró a San Lorenzo a lo largo de las tres series, se cargó el ataque sobre sus hombros y aportó en defensa. En el quinto juego ante Regatas, dio una exhibición y coronó su inmejorable temporada con el segundo título liguero para la vitrina personal. Luego, como era de esperarse, las autoridades lo eligieron como el MVP de las finales, agregándole otra distinción a su temporada (fue seleccionado en el quinteto ideal y mejor nacional de La Liga).

Ahora, con la sensación del deber cumplido, deberá presentarse a entrenar con la Selección mayor de cara a lo que será la AmeriCup del mes próximo. En cuanto a su continuidad en San Lorenzo, a pesar de tener contrato con el Ciclón, las ofertas internacionales no tardarán en llegarle al santiagueño que deslumbró a todos. Su futuro es muy prometedor y sus horas en Boedo están contadas, mientras tanto a Gabriel Deck lo seguirá disfrutando el bicampeón argentino.
Por todo esto, y mucho más, Gabriel Deck es la tortuga más valiosa.

ESTADÍSTICAS 

  • Disputó 49 partidos
  • Promedió 18 puntos
  • 4,3 rebotes por partido
  • 1,4 asistencias por partido
  • 28 minutos por partido

HITOS

  • Fue el máximo goleador de San Lorenzo
  • El mejor promedio en dobles de toda la Liga Nacional
  • Miembro del equipo ideal de la Liga
  • Mejor Jugador Nacional de la Liga 
  • Jugador más valioso de las finales

Paulo Recari

@Recari_Paulo

Estudiante de periodismo deportivo en el Círculo de Periodistas Deportivos.

Comentarios
redes sociales
-