San Lorenzo perdió por un mal juego y por un árbitro muy parcial

Con dos expulsados y una actuación para el olvido, el Ciclón cayó 2-0 con Talleres y le pierde pisada al puntero Boca, que visitará el Pedro Bidegain la semana que viene.

Mercier, Caruzzo y Blandi abandonan la cancha tras una mala actuación grupal. (Olé)

Mercier, Caruzzo y Blandi abandonan la cancha tras una mala actuación grupal. (Olé)

San Lorenzo perdió 2-0 ante Talleres de Córdoba en la reanudación del campeonato y cortó una racha de cuatro partidos ganados consecutivos. Las causas de la derrota fue un paupérrimo juego azulgrana, sumado a un arbitraje de Fernando Tello que se notó muy parcial y favorable al conjunto local.

El Ciclón necesitaba ganar para colocarse en el primer puesto, aunque sea por unos días, y meterle presión a Boca, que visitará el Nuevo Gasómetro el próximo domingo como único puntero del campeonato, por más que no sume puntos en esta fecha. 

El primer tiempo de los dirigidos por Claudio Pampa Biaggio fue rotundamente malo. Recibió el primer gol en contra a los 38 minutos, tras un penal innegable cometido por Gabriel Rojas, y cedió mucho el balón y cuando lo tenía, lo perdía rápidamente.

El segundo tiempo fue aún peor. Fernando Tello comenzó a hacer la vista gorda cuando debía amonestar a los jugadores de Talleres por juego brusco, pero decidía con el reglamento en la mano cuando se trataba de faltas cometidas por los futbolistas azulgranas. De esta manera, cuando Junior Arias, con una tarjeta amarilla en su haber, derribó a Gonzalo Rodríguez y mereció irse a los vestuarios, el árbitro bahiense le perdonó la vida. Esto provocó el malestar de los jugadores de San Lorenzo y, poco después, más precisamente a los 53', Alexis Castro vió la roja directa tras sólo 7 minutos de juego (había reemplazado a Franco Moyano a los 46') por un pisotón desmedido.

Gonzalo Rodríguez acompaño al expulsado Castro a las duchas tan solo 5 minutos después por ver por segunda vez la tarjeta amarilla y, de esta manera, el conjunto de Boedo tuvo que bancar media hora de juego con dos hombres menos. Aunque parecía que con nueve jugadores se jugaba mejor que con once, ya que San Lorenzo intentó empatar el partido con varias ocasiones ofensivas, la realidad golpeó duro a los 85', cuando Aldo Araujo aprovecho los espacios generados por jugar con dos hombres más y, sólo frente al arco, agrandó el marcador y selló el 2-0 final.

 

Mundo Azulgrana

@mundoazulgrana

Sitio web y programa de radio dedicado al Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Comentarios
redes sociales
-