Una década de la hazaña en el Monumental

El Ciclón perdía 2-0 y jugaba con nueve futbolistas, pero la garra y el empuje de los jugadores azulgranas condujo al empate y la eliminación de River de la Libertadores 2008.

Un 8 de mayo, pero de 2008, uno de los momentos más significativos del fútbol argentino sucedió. San Lorenzo, que le había ganado 2-1 a River en el Nuevo Gasómetro el partido de ida, logró una hazaña impensada al ir perdiendo 2-0 en el Monumental y empatarlo con dos jugadores menos.

Dirigido por Ramón Díaz, San Lorenzo saltó al campo de juego del Monumental aquella noche, y, desde el comienzo, se vio superado por River. El primer gol del encuentro llegó al comienzo, a los 12 del primer tiempo, mediante un tiro libre ejecutado por Matías Abelairas.

El Ciclón no se sentía cómodo en la cancha y la desesperación de quedarse afuera de la Copa condujo al juego brusco. Antes del termino del primer tiempo, Diego Rivero metió un patadón que le valió la segunda amarilla y el Ciclón se quedaba con uno menos.

Pero la historia no quedó allí. A los 59 minutos, Jonathan Botinelli le ganó perfectamente el control de la pelota al delantero colombiano Radamel Falcao, pero aún así, el defensor decidió golpear al atacante con el codo. Un gesto innecesario por las circunstancias de juego. El árbitro Sergio Pezzotta no tuvo piedad: expulsó a Botinelli y cobró penal, ya que la acción había sido dentro del área.

Quien se hizo cargo de la ejecución no fue otro que Sebastián Abreu, viejo conocido y hasta el momento querido por los hichas de San Lorenzo por haber sido campeón en 2001. Al parecer el 'Loco' Abreu se olvidó de su pasado azulgrana, porque tras convertir el penal, salió disparado a festejarlo, lo que no cayó nada bien entre los cuervos.

Sin embargo, y aunque San Lorenzo se había quedado con nueve jugadores, el juego del Ciclón creció y la vertiginosidad en el ataque también. Los azulgranas comenzaron a atacar con más fuerza, hasta que a los 69 Gonzalo Bergessio descontó luego de una gran jugada de Adrián Gonzalez por derecha, que no dio la pelota por perdida, y fue secundada por Andrés Silvera, que hizo lo mismo. Movieron la bocha de derecha a izquierda, hasta que le llegó a 'Lavandina' Bergessio para que, de zurda, se la clavara al arquero Carrizo.

El empate no se hizo esperar mucho más. A los 72, con todavía tiempo para el final, D' alessandro relizó un corner desde la derecha. La pelota cayó al primer palo, por donde apareció, nuevamente, Bergessio, que anticipó a todos y de cabeza empató el partido.

Silencio total en el Monumental. San Lorenzo eliminaba al equipo dirigido por Diego Simeone en octavos de final de Copa Libertadores tras lograr una hazaña magnífica: con dos hombre menos, empató un partido que iba perdiendo por 2-0.

 

Mundo Azulgrana

@mundoazulgrana

Sitio web y programa de radio dedicado al Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Comentarios
redes sociales
-