La tarde que nacieron las gallinas

En el año 1966 no nació el arrugue riverplatense, aquel estigma empezó el 6 de julio de 1958, cuando el Ciclón ganó con autoridad en el estadio monumental por 4 a 2, ante un vapuleado conjunto de River que había sido base del fracaso de la Selección en el Mundial de Suecia.

Hace casi 60 años, San Lorenzo logró en el estadio riverplatense una inolvidable victoria para los hinchas santos. Esa tarde el conjunto azulgrana con gran dinamismo y autoridad se impuso a los locales, a quienes superaron tanto futbolística como moralmente.

Pocos días atrás, la Selección nacional había sido eliminada del Mundial de fútbol disputado en Suecia, certamen al que Argentina no concurría desde su paso fugaz por Italia 34. El conjunto que dirigía Guillermo Stábile, estructurado en su base con los jugadores tricampeones de River 55/56/57 (allí estaban Carrizo, Vairo, Pipo Rossi, Prado, Menéndez, Labruna y Alfredo Pérez), partió con grandes expectativas pero su fracaso fue estrepitoso. No solo perdió con Alemania, sino también sufrió un duro traspié ante Checoslovaquia por 6 a 1, que significó el regreso a casa en primera ronda.

Al aterrizar en Ezeiza, el plantel argentino fue recibido a “monedazos” y todo tipo de objetos. Con ese panorama negro se reinició el campeonato argentino, que se había suspendido luego de la tercera fecha. San Lorenzo, que había vencido a River en el Gasómetro por la Copa Suecia 3 a 1 una semana atrás, debió visitar el estadio riverplatense con esta formación: Galelli; Páez e Iñigo, Boveri, Reynoso y Montero; Boggio, Herrera, Lallana, Sanfilippo y Cigna.

El “nene” Sanfilippo, al minuto y con una gran definición, adelantó a los Santos. Empató Menéndez 20 minutos después, pero casi al finalizar la primera etapa, de nuevo Sanfilippo puso el 2 a 1. En la segunda mitad, Menéndez igualó de nuevo para River, pero el juego y la firmeza de San Lorenzo inclinaron la balanza a favor. Pipo Rossi se fue expulsado y Boggio y Cigna dieron cifras definitivas al resultado 4 a 2.

Los jugadores de River, aún golpeados por el ataque de la prensa y del público tras el Mundial, fueron reprobados por su público. San Lorenzo con la estupenda victoria, puso fin a una fenomenal racha de la banda, de cuatro años sin ser derrotado en su estadio. La moral y la contundencia del ataque santo pudo más que la de los “gallinas”, que sin saberlo iniciaban un periplo de 18 años sin ser campeones.

Leandro D´Ambrosio

@LeanDAmbros

Periodista egresado del Círculo de Periodista Deportivos. Es investigador de la historia azulgrana. Ha trabajado en distintos medios radiales, gráficos y webs vinculados a San Lorenzo. Autor del Libro de Oro de San Lorenzo (Editorial Perfil, 2013), un completo repaso por todos los partidos jugados por el Ciclón.

Comentarios
redes sociales
-