Los cuervos sufrieron la violencia en Instituto

Los hinchas de San Lorenzo que acompañaron al Ciclón en el Ángel Sandrín tuvieron una noche complicada: amenazas durante el juego, y toda la violencia en la salida. Otra vez en Instituto.

La familia azulgrana sufrió la violencia de la gente de Instituto; ¿Habrá sanciones?

La familia azulgrana sufrió la violencia de la gente de Instituto; ¿Habrá sanciones?

La Liga Nacional va llegando a sus partidos decisivos, y en la cuarta semi San Lorenzo tenía la posibilidad concreta de meterse en una nueva final. Falta de profundidad en un plantel cansado y algunos fallos arbitrales, decidieron que Instituto se lleve el duelo y todo se decida mañana en Boedo. Una vez terminado el cotejo, hubo otras complicaciones para la azulgrana, y los medios no lo mostraron.

Como siempre que el básquet de San Lorenzo viaja por el interior, es acompañado por mucha gente, y ese grupo anoche sufrió de la conocida violencia de Instituo de Córdoba. Durante el partido, cantos con amenazas, invitaciones y promesas de pelea para el post juego; luego, la concreción de esas amenazas. Hinchas del equipo de Alta Córdoba arrojaron botellas dentro del mismo estadio, lastimaron a una nena, y a la salida, cambiaron las botellas por ladrillos y piedras, lo que provocó destrozos en los micros azulgranas.

Solo tres policias había en el lugar, quienes a pesar de saber lo que iba a ocurrir en las afueras, obligaron a los sanlorencistas a salir del estadio sin ninguna protección. La transmisión televisiva sacó del aire los primeros ataques, donde se vio caer un cartel de publicidad y a varios hinchas de Instituto cruzando al sector donde se alojaba la gente del Ciclón. Para el cierre del partido, el canal encargado de transmitir desde el Sandrín decidió salir sin imagen, por lo que la agresión quedó "tapada". Lamentable.

Así quedaron los vidrios del micro de la peña azulgrana

No es la primera vez con Instituto:

El 8 de mayo de 1988, San Lorenzo fue hasta la cancha de "La Gloria" y un grupo de barrabravas rojiblancos tiraron una bomba en las cercanías del vestuario azulgrana; un vidrio voló y se le incrustó en la axila a un jugador del Matador. Claudio Zacarías, fue quien sufrió las consecuencias de la explosión, quien "perdió" una mano, así como también la movilidad y fuerza de su brazo. A Instituto le sacaron dos puntos y la recaudación de aquella jornada, pero para Zacarías la pérdida fue más importante. 

¿Habrá castigo de La Liga para Instituto? ¿O sólo San Lorenzo sufrió de las penas del comisionado?

Mundo Azulgrana

@mundoazulgrana

Sitio web y programa de radio dedicado al Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Comentarios
redes sociales
-