El currículum de Almirón

Conocé el recorrido del nuevo DT azulgrana: qué clubes dirigió, cuántos meses trabajó en cada uno y los logros que cosechó.

El único club en el que duró más de 11 meses fue Lanús: estuvo dos años al frente.

El único club en el que duró más de 11 meses fue Lanús: estuvo dos años al frente.

Sus pergaminos recorrieron varios clubes. Ya pasaron diez años desde la primera vez que se calzó el buzo de entrenador sin haber colgado los botines y, en todo este tiempo, se encargó de ubicar su nombre en el plano internacional. Jorge Almirón estaba a un puñado de años de cumplir 40 cuando, en su mente, empezó a circular la idea del retiro. Era más que uno de los mediocampistas de Dorados de Sinaloa (México). Porque, cuando el técnico Juan Carlos Chávez decidió dar un paso al costado, les sugirió su apellido a los dirigentes. Y, ante la insistencia del DT, dejó a un lado la cinta para empezar a dirigir.

Si bien tuvo un ciclo corto al frente, no le tembló el pulso al decirles a algunos de sus ex compañeros que no iban a ser tenidos en cuenta. Pero, tras algunos manejos que no compartía con el club, eligió seguir escribiendo su historia en otro lado. Ahí fue cuando, seducido por Cristian Bragarnik, desembarcó en Florencio Varela para hacerse cargo de Defensa y Justicia, donde estuvo apenas 14 partidos porque sus jugadores no comulgaban con su idea.

Al poco tiempo volvió a México para dirigir a los Tiburones Rojos de Veracruz (2010), aquel equipo en el que jugó Leandro Romagnoli seis años antes de su llegada. Un mes más tarde, partió a Correcaminos de la UAT hasta que Chávez, quien lo postuló como coach cuando todavía era jugador, lo tentó para que fuera su ayudante en Atlas entre 2011 y 2012, y, finalizado su trabajo, regresó a la Argentina para darse una nueva oportunidad como DT del Halcón, que seguía en la B Nacional.

Luego tuvo un paso por el Tijuana y, al rato, le llegó la oportunidad de debutar como entrenador en la Primera de nuestro país. Se hizo cargo de Godoy Cruz, que estaba en zona de descenso, y lo llevó hasta el cuarto puesto tras sumar 32 puntos, de modo que en la última fecha se aseguró la permanencia. Su buena campaña le abrió las puertas en Independiente, donde logró el 50,47% de efectividad: disputó 35 partidos, cosechó 14 triunfos, 11 empates y 10 derrotas.

Hacia fines de 2015, apareció otro desafío en su carrera: asumió en Lanús, donde tuvo su ciclo más extenso de trabajo. En ningún club previo había llegado a cumplir un año y, en el Sur, estuvo dos. ¿Cómo fue su recorrido? Trabajó ocho meses en Dorados, cinco en Defensa, uno en Veracruz, 11 en Correcaminos y Atlas, ocho en su segunda etapa en el Halcón, cuatro en Tijuana, siete en Godoy Cruz, diez en Independiente y la misma cantidad en Atlético Nacional, a donde llegó en diciembre del año pasado (se fue en octubre por no lograr los resultados deseados).

De hecho, en el Granate cosechó tres títulos. El primero fue el campeonato de 2016, final en la que venció a San Lorenzo por 4 a 0. También se quedó con la Copa Bicentenario y la Supercopa Argentina de ese mismo año. Y todos esos resultados hicieron que su nombre recorra el mundo, ya que estuvo en la mira de Las Palmas (España), aunque algunos temas administrativos le impidieron firmar y recaló en Colombia. Incluso, el presidente Mauricio Macri expresó públicamente su deseo de que dirija a la Selección Nacional. Pero ahora, su desafío es otro. Y no menor: deberá encaminar a un equipo golpeado como San Lorenzo. Manos a la obra...

Giuliana Pasquali

@giulipsl

Periodista deportiva con experiencia en Diario Olé, medios de prensa y partidarios.

Comentarios
redes sociales
-