¡Ellos sí jugaron!

Los cuervos que viven lejos de Buenos Aires disfrutaron de una jornada en el Bidegain pese a la suspensión del clásico y del encuentro de peñas: recorrieron el estadio, posaron con los referentes, visitaron la capilla y demás.

Postal de uno de los hinchas de Salta que conoció el césped del Bidegain. (Foto: @AlvaZorrilla18)

Postal de uno de los hinchas de Salta que conoció el césped del Bidegain. (Foto: @AlvaZorrilla18)

Hay cosas que sólo se hacen por amor. Recorrer distancias infinitas por un partido es un claro ejemplo. Porque la pasión por los colores trasciende las fronteras, incluso de la razón. Y sólo pueden comprenderlo quienes comparten ese sentimiento inoxidable, aunque lleven otras camisetas. De hecho, estas horas fueron un claro ejemplo de que la locura por el fútbol va más allá de los botines y la hierba. Pero, a pesar de que la violencia se haya transformado en protagonista, también hay historias con final feliz: los hinchas de San Lorenzo que viven a kilómetros de Buenos Aires pueden dar fe.

En medio de la desazón por los incidentes en la previa de la final de la Libertadores que colmaron de incertidumbre a todo el país, San Lorenzo y Huracán estuvieron obligados a ceder, de modo que se quedaron sin la posibilidad de disputar su clásico. Y, con la suspensión, también se despidió la ilusión de unos cuantos cuervos que se acercaron hasta Capital Federal para alentar a su equipo. Sin embargo, tuvieron su recompensa. "Al no hacerse el encuentro invitamos a las peñas que ya estaban en Buenos Aires a poder disfrutar del club de la misma manera que si se hubiese hecho", le explica Andrés Terzano, representante del Departamento de Peñas, a Mundo Azulgrana.

Sucede que hoy, en la antesala del cruce ante el Globo, iba a llevarse a cabo el 11vo encuentro entre las peñas sanlorencistas que estaba planeado hace dos meses y, como ya había una buena cantidad de hinchas en la ciudad, aprovecharon para disfrutar de una jornada en el Pedro Bidegain. "A la mañana estuvimos en el entrenamiento, después se sacaron fotos en el estadio junto con los referentes del plantel como Torrico, Coloccini y Romagnoli. También recorrimos la Ciudad Deportiva, visitamos la capilla e hicimos un asado", cuenta Terzano.

Pero la aventura todavía no terminó: las peñas de Comodoro Rivadavia, Bariloche, Salta, Jujuy, Río Grande, Caleta Olivia, Río Gallegos, Puerto Madryn, Puerto Santa Cruz, San Luis, Israel y Francia, que llegaron para vivir el clásico, pasearán por Boedo y también darán el presente esta noche en Ferro para acompañar al básquet. Al final, ellos sí jugaron. Y, cuando el partido parecía perdido, lo dieron vuelta para festejar en un día que se volvió inolvidable. 

Giuliana Pasquali

@giulipsl

Periodista deportiva con experiencia en Diario Olé, medios de prensa y partidarios.

Comentarios
redes sociales
-