Crónica de una camiseta fantasma

En noviembre de 1961 en ocasión de visitar a Racing por una de las fechas finales del torneo, San Lorenzo (que era escolta de los académicos a varios puntos de distancia) utilizò una misteriosa camiseta alternativa roja que jamàs volvió a lucir en otro partido. Una historia tramada por la ingeniería cabulera del “Toto” Lorenzo.

Sanfilipo posando con la camiseta en la tapa de la revista.

Sanfilipo posando con la camiseta en la tapa de la revista.

En la octava fecha del campeonato de 1961 (victoria ante Atlanta por 2 a 1), asumió el cargo de entrenador azulgrana, Juan Carlos Lorenzo, que venía de dirigir en España al Mallorca, equipo con el cual había obtenido un rápido éxito al saltar dos categorías hasta llegar a la primera división.

El “Toto” venía con un bagaje de innovaciones tácticas que daban cuenta del fútbol moderno que se jugaba en Europa. Les enseñó a sus hombres a defender, aplicando las persecuciones individuales en el equipo. A jugar sin la pelota, aprovechando los espacios de terrenos que dejaban sus rivales.

A Miguel Angel Ruiz primero y luego al chaqueño Carlos Cabrera, los convirtió en “falsos” punteros, con las funciones de marcar en todo el terreno, cumpliendo tareas de ventilador. Lorenzo pretendió incluso que Sanfilippo marcara en alguna ocasión, pero el goleador que para eso estaba no le hizo ningún caso. A Raúl Páez lo ubicó con acierto como cuevero, ayudando en el medio al talentoso centromedio Guillermo Reynoso.

Con Lorenzo también llegaron las cábalas, otra de sus grandes obsesiones. Tenía como costumbre hacer salir a los jugadores en formación ordenada del 1 a 11, desde el túnel al centro del campo. Pero una de las màs llamativas fue ocuparse de la camiseta que utilizarìa San Lorenzo, en ocasión de visitar a Racing en un partido por la fecha 27.

En aquel torneo el Ciclòn había vestido como camisetas alternativas la habitual blanca con cuello y puños azulgranas (que històricamente usò el club) y también una azul con cuello y puños en rojo. Como en aquel tiempo solo cambiaban camisetas los locales, nadie comprendió entonces la casaca de San Lorenzo esa tarde en Avellaneda, que pocos hinchas recuerdan.

Lorenzo había decidido que sus dirigidos salieran a cancha con una camiseta roja (con cuello y puños azules) que simulaba ser la casaca de Independiente, el único equipo que había derrotado hasta entonces al casi invencible puntero académico.

San Lorenzo formò esa tarde con Tarnawsky; Cancino, S. Ruiz, Rìos, Reynoso y Pàez; Cabrera, M.A.Ruìz, O.Rossi, Sanfilippo y Boggio. El partido sin embargo no salió como esperaba Lorenzo con su càbala, cayendo por 3 a 2 el Ciclòn. Racing llegó a ganarlo por 3 a 0, pero una invasión de público local suspendió el partido por media hora. Al reanudarse el juego inyectado de màs espíritu San Lorenzo convirtió dos goles en los minutos finales, por medio de Sanfilippo de penal y de Cabrera. E incluso casi lo empata Ruiz en el descuento.

Aquella camiseta “fantasma” de San Lorenzo no volvió a utilizarse y el único testimonio gràfico a colores de aquella casaca fue la tapa del anuario de la revista El Ciclòn de 1961.

 

 

Leandro D´Ambrosio

@LeanDAmbros

Periodista egresado del Círculo de Periodista Deportivos. Es investigador de la historia azulgrana. Ha trabajado en distintos medios radiales, gráficos y webs vinculados a San Lorenzo. Autor del Libro de Oro de San Lorenzo (Editorial Perfil, 2013), un completo repaso por todos los partidos jugados por el Ciclón.

Comentarios
redes sociales
-