Villar, el uruguayo que hizo historia

Para el campeonato Metropolitano de 1968, San Lorenzo contrató a un desconocido marcador derecho oriental proveniente de Defensor, cuyo nombre entrarìa en la historia grande del club de Boedo al convertirse en el jugador con màs presencias con la casaca azulgrana. Un pequeño gran hombre llamado Sergio Bismark Villar.

Foto: Clarín

Foto: Clarín

Sergio Villar, fue uno de los primeros casos en el club de un jugador acercado por un empresario, el recordado Angel Espiño. El “sapo” cumplía con creces la doble función de marcar pegado al delantero, como el de proyectarse al ataque con facilidad, gracias a una ductilidad notable. Su debut se produjo el 3 de marzo de 1968, en la victoria ante Atlanta por 5 a 1 en Villa Crespo.

Ese año San Lorenzo alcanzaría el título de campeón de forma invicta y Villar actuó en 18 de los 24 partidos del título, que hubieran sido todos de no mediar una insólita situación ocurrida. Cuando se estaba por disputar la octava fecha, inspectores de migraciones arribaron al club y determinaron que tanto Villar como el entrenador Tim, estaban trabajando con visas de turismo. La resolución del tema del uruguayo demandó varias jornadas, que se hubieran podido reparar con una mayor previsión dirigencial.

Una de las grandes virtudes del uruguayo fue la de adaptarse a distintas posiciones. También jugó de marcador izquierdo (en la época que con Lorenzo como entrenador, Glaría se adueñó de la punta derecha) y hasta incluso lo hizo como volante derecho. En tal condición le convirtió un gol a Huracán, campeón del 73, en un recordado clásico ganado por San Lorenzo ese año en cancha de Vèlez. En total señaló 6 goles con la camiseta azulgrana.

A pesar de no jugar como titular en gran parte del ciclo del “toto” Lorenzo en 72/73, tuvo el privilegio de reemplazar al “hueso” Glarìa en la final ante River, anulando por completo al esplèndido “pinino” Màs.

En el último año de su carrera en el club, le tocò estar casi todo el metropolitano en conflicto con los dirigentes y excluìdo por decisión de Victorio Cocco, por entonces entrenador del club y de paso errático en el cargo. En las fechas finales y con Lorenzo como dt, fue restituìdo al puesto mostrando que no había perdido su capacidad. El equipo pese a su esfuerzo no pudo evitar el descenso.

Villar no continuò en el club, continuando en el año 82 en All Boys donde culminò su carrera. Con la casaca azulgrana completò 447 partidos entre 1968 y 81.

Leandro D´Ambrosio

@LeanDAmbros

Periodista egresado del Círculo de Periodista Deportivos. Es investigador de la historia azulgrana. Ha trabajado en distintos medios radiales, gráficos y webs vinculados a San Lorenzo. Autor del Libro de Oro de San Lorenzo (Editorial Perfil, 2013), un completo repaso por todos los partidos jugados por el Ciclón.

Comentarios
redes sociales
-