Papelón

San Lorenzo cayó tres a cero ante Boca en la Bombonera y el equipo de Almirón mostró su peor cara.

San Lorenzo tenía una parada importante. No siempre es complicado jugar contra Boca en la Bombonera, pero esta vez la posición en la tabla marcaba el favorito y no estaba a favor del conjunto azulgrana. En una noche despejada, San Lorenzo salió al Alberto J. Armando con los siguientes once: Monetti; Salazar, Coloccini, Senesi, D. Pérez; Poblete, Román Martínez, Castellani; Fértoli, Blandi, Reniero.

Desde el inicio la cosa se vio negra. En solo tres minutos Boca generó tres situaciones claras de gol ante una defensa de San Lorenzo desconcertada. En una de esas situaciones, cayó el gol en el pie de Mauro Zárate que la colocó en el palo izquierdo de Fernando Monetti. Costó tiempo para que el Ciclón vuelva al juego. O, mejor dicho, para que pueda entrar en el juego. Esos primeros minutos de desconcierto fueron el fruto del 1 a 0 que sentenciaba a San Lorenzo desde el inicio. A partir de la posesión, el equipo de Almirón se acomodó un poco pero casi sufre el segundo gol por un error defensivo, que fue desperdiciado por Ramón Ábila. En el final de la primera parte se vio algo similar a lo que se quiere ver del equipo. Con un remate cruzado de Reniero y un cabezazo al travesaño, San Lorenzo incomodó un poco a Boca. De todos modos el primer tiempo también fue pobre y los azulgranas se retiraron al vestuario cayendo por uno a cero.

En el segundo tiempo San Lorenzo salió a la cancha con la misma falta de convicción. Luego de una meseta del partido donde no se complicaron, llegó el desastre total. San Lorenzo se descuidó en una pelota en la que entró Nández y marcó el segundo para Boca. La repetición aclaraba que en realidad quien la termina de meter es un jugador azulgrana, pero nada de eso importaba. El equipo de Almirón caía por dos a cero en La Boca, y lo malo no terminaba. En un saque de arco para San Lorenzo, Fernando Monetti golpeó con la pierna a Ábila y fue expulsado, pero las fatalidades siguieron hasta el final del partido. Cerrando la segunda parte, esta vez fue Villa quien marcó el tercer tanto xeneize. Ingresó Torrico por Poblete, pero San Lorenzo perdió todo tipo de rumbo y jamás se pudo acomodar. San Lorenzo terminó humillado y como si fuera poco, el hincha tuvo que soportar las ironías de Buffarini. Ver el partido fue sencillamente un dolor de cabeza.

Sigue sin poder ganar y continua último en la tabla. Pero lo más destacado de esta noche, es que San Lorenzo le faltó el respeto a su historia. Esperemos mejorar.

Facundo Osés

@FacundoOses

Comentarios
redes sociales
-