Feliz cumpleaños San Lorenzo

A 111 años de la fundación del club, San Lorenzo atraviesa un momento complicado en su historia. Su gente ya sabe cómo responder.

Los festejos la madrugada en Boedo

Los festejos la madrugada en Boedo

Cualquiera que se haya parado frente a una torta con unas velas encendidas, en algún mal momento de su vida, sabe lo que se siente. Es un momento de tregua, donde se recibe cariño y afecto más allá de cualquier actualidad, pero también- definitivamente- es un momento de reflexión. San Lorenzo está atravesando un momento complicado en lo que respecta al fútbol profesional que marca la temperatura de la actualidad. 

Pero, casi como algo mágico e inexplicable desde lo racional, San Lorenzo fue construyendo su grandeza a partir de las crisis. “La que no tuvo cancha y se bancó el descenso”, es una de las frases que representa de una manera muy tanguera la historia azulgrana. Cuando se piensa en la grandeza de San Lorenzo, se piensa en lo inmenso que puede ser un equipo al que le arrebatan la casa, desciende de categoría y revienta cada estadio que se le cruza en su camino, llegando a explotar de gente el estadio más grande del país hasta superar la cantidadad del partido más convocante de la primera división. También aparece, yendo a la historia moderna, aquella imagen de las 110.000 personas que coparon la Plaza de Mayo para pedir por su identidad, en un momento realmente caótico del club. Lejos de ser un escándalo, cada vez que quisieron humillar a San Lorenzo, su gente se encargó de recordar que (por más conflictos que tengamos puertas para adentro) a San Lorenzo no lo humilla nadie. Como aquel día de 1981 en cancha de Ferro, aquella semifinal de Libertadores en 1988 con Newell’s, el 3 a 0 abajo en el Ducó en 2010, la primera fecha con Lanús del 2012, el partido contra San Martín de San Juan, las promociones, la final perdida contra Lanús en el Monumental. En fin, cuando las papas quemaron, San Lorenzo respondió.

En este cumpleaños, hay que ponerle el pecho a la bala que viene. Sin dejar de dar los debates internos necesarios sobre responsabilidades y culpas del presente, San Lorenzo debe demostrar para afuera por qué es único y milagroso. Explotar la cancha y dejar allí la voz. Gritar bien fuerte por los colores. Defender a la azulgrana más allá de los nombres. Para adentro, discusiones y debates para encarrilar la situación, para afuera, San Lorenzo unido contra viento y marea.

Facundo Osés

@FacundoOses

Comentarios
redes sociales
-