Pizzi es el adecuado, pero debe cambiar y mejorar

El entrenador de San Lorenzo vive tal vez uno de los momentos más difíciles en su estadía el club. Es el indiciado para el momento, pero debe tomar decisiones inmediatas y mejorar.

La estadía de Pizzi en San Lorenzo no debe ser cuestionada. Desde su elección y hasta su regreso, el pueblo sanlorencista celebró la decisión dirigencial, siendo por lejos el de mayor aceptación. Sin embargo, eso no impide el cuestionamiento y forma del equipo durante los últimos partidos.

Cada decisión conlleva una gran responsabilidad. Con un equipo ampliamente competitivo, durante los últimos encuentros, el funcionamiento se cayó a pedazos mostrando hilachas de lo que intentó ser.

Tampoco es que fue descollante durante el arranque, pero buenos movimientos en las primeras fechas del torneo renovaron la ilusión de un pueblo que viene golpeado y mal.

Cuando parecía que los fantasmas de la era Almirón ya habían quedado atrás y se vislumbraban tiempos de gloria, se perdió la línea de juego, se desdibujó la idea y con ambas la ilusión.

La derrota ante Colón, el mal partido ante Boca y el agónico triunfo ante Banfield promediaron la baja en el rendimiento colectivo y profundizaron aun más la merma en el rendimiento del equipo.

Con el diario del lunes, las últimas decisiones técnicas tampoco ayudaron y generaron aun más desconcierto. Blandi pasó de no ingresar un minuto a ser titular, Bareiro de ser el predilecto a quedar fuera del banco, Gaich de ser el primer cambio a Reserva y Alexander Díaz reapareció luego de varias semanas. Y en medio de ese panorama, los delanteros no lograron convertir.

Ahora sí, defensivamente la fortuna tampoco estuvo de su lado. La venta de Senesi complicó el ala izquierda del equipo y suerte que se destapó Bruno Pittón, que con su zurda privilegiada le dio puntos más que valiosos al entrenador. La eterna lesión de Coloccini, quien entre fecha FIFA y fecha FIFA no logró recuperarse, arrojó una baja más que importante.

Vergini resultó no ser solución, Gianluca Ferrari aun requiere de minutos para lograr afirmarse y Ramón Arias tapó un hueco en medio de tanto cambio. Para colmo, Víctor Salazar se rompió los ligamentos, lo que provocó otra variante más en una zona que no venia firme.

A su vez, el doble cinco con Menossi y Poblete bajó significativamente y por diferentes motivos no logró repetirse, Belluschi mostró pinceladas de su clase y los hermanitos Romero parecen contagiarse de los interrogantes del equipo.

Con todo este panorama, San Lorenzo llega a la nueva fecha FIFA, tendrá tiempo para trabajar antes del clásico y de recuperar la idea. En conferencia el entrenador, remarcó que no se pone Plazos y está bien. Pese a todo Juan Antonio Pizzi es el adecuado, pero debe cambiar y mejorar.

 

Cristian Pagliaro

@CrisPagliaro

Periodista en La Oral Deportiva Am 630 Radio Rivadavia

Comentarios
redes sociales
-