Recorre junto al Beto Acosta su museo

Desde su hogar, Alberto Federico Acosta realizó un video de Instagram donde además de llevar a cabo el mensaje #QuedateEnCasa, recorrió su museo personal, mostró camisetas históricas, respondió algunas preguntas y reiteró lo que significa San Lorenzo en su vida.

Alberto Acosta, ídolo e integrante de la secretaría técnica de San Lorenzo, se acercó al pueblo azulgrana mediante su primer “vivo” de Instagram. @BetoAcosta300, abrió las puertas de su hogar y en medio de la Pandemia mostró su museo.

 

En primer lugar, el ex goleador aprovechó la oportunidad para aportar su granito de arena y seguir concientizando a la gente para que no salga de sus hogares: “Hay que tomar conciencia de que nos tenemos que quedar en casa. Quiero agradecerle a los supermercados, las farmacias, los médicos y todos aquellos que se arriesgan para que el país pueda salir adelante en un momento complicado. Aguantemos que esto va a pasar”. 

Comenzando con el recorriendo de su museo, destacó la camiseta con la que debutó en Unión de Santa Fe y la primera que utilizó en el Ciclón, las cuales ocupan un lugar especial. Además, confesó que tuvo el “placer de jugar con Pipo (Gorosito) y con el Pipi (Romagnoli) a quienes además considero grandes amigos. Eso no se da todos los días”.

En lo personal, explicó que disfrutó sus cuatro etapas en Boedo aunque remarcó: “Me faltó un campeonato local. De todas formas gane la Mercosur 2001(2002) y la Sudamericana (2002) que fueron los primeros títulos internacionales del club. No me olvido de esas cosas,  soy un agradecido de San Lorenzo y el fútbol”. 
 

Por otra parte, confesó cuál fue el marcador central al que más le costó enfrentar y el gol que más gritó: “El 4 a 0 ante Boca en la temproada 1988/89 siempre lo pongo en un lugar especial, fue el gol soñado. Pero tampoco quiero dejar de acordarme del último que hice. El gol más emotivo fue el de penal, el 300 contra Vélez cuando me retiré. No tenía otra opción, tenía a mi hijo de alcanza pelotas y tenía que hacerlo”.

Finalmente, el actual secretario técnico recordó su regreso tras haber pasado a Boca, destacó el talento de Adolfo Gaich, los Palacios y los Romero entre otros, se mostró optimista respecto al comienzo de la era Mariano Soso y cerró con su recuerdo de la Copa Libertadores 2014: “Fue un desahogo muy importante. Se lo que la gente sufría por ella. Nosotros jugamos la semifinal en el 88 y ya se vivía como una Obsesión. Por suerte, de la mano del Pipi y un gran equipo se logro algo increíble”.

 

Cristian Pagliaro

@CrisPagliaro

Periodista Deportivo

Facundo Osés

@FacundoOses

Comentarios
redes sociales
-