“El primer día que entrené con San Lorenzo no tenía botines”

Sebastián Abreu recordó sus primeros pasos con la camiseta del Ciclón, cómo era su relación con Ruggeri y hasta rememoró una desopilante anécdota en su debut frente a Boca.

El hombre de las mil camisetas, Sebastián Abreu, habló en Fox Sports Radio sobre cómo fueron sus primeros días con la camiseta azulgrana: “Cuando me vendieron, solo tenía plata para comprarme un traje o los zapatos. El primer día que entrené no tenía botines porque habían quedado en el complejo de Uruguay, así que me dieron los de Angelucci, que calzaba más que un elefante”.

El cambio de fútbol entre el uruguayo y el argentino, generó un gran impacto en Abreu en cuanto al marco del público que poblaba en los estadios: "Desde mi sensación, la cancha que me generó mayor impacto fue la de San Lorenzo".

En su llegada a la concentración en Mar del Plata, tuvo una confusión con un integrante del cuerpo médico pensando que era un compañero: "En mi primer entrenamiento pensé que mi 'delantero' con el que hacíamos dupla me estaba haciendo 'la cama' porque no corría ninguna pelota, pero resultó que era el fisioterapeuta, que estaba ahí para completar el equipo y encima no veía nada".

En el medio de la entrevista, el uruguayo recordó una desopilante anécdota en su primera visita a la cancha de Boca: "Cuando llegué a La Bombonera me tiraron un escupitajo que me dio en la oreja, era como el de los 'Cazafantasmas', parece que lo hubiera engendrado", declaró entre risas.

Su relación con Ruggeri quedó marcada y admitió que le dejó muchas enseñanzas: “De Oscar aprendí lo que es valorar la profesión de futbolista. Nosotros nos brindábamos al máximo, pero él como capitán buscaba que haya reciprocidad por parte de la dirigencia. Eran épocas en donde nos guardábamos los problemas, pero los dirigentes las ventilaban y nos dejaban mal parados”.

Marcos Bishop

@marcossbishop

Comentarios
redes sociales
-