Sebastián Torrico: el secreto de sus manos

Desde que llegó, con sus tapadas en los penales por la Copa Argentina, Torrico brilló en San Lorenzo. Pero, ¿cómo era su consideración antes del Ciclón?

La historia de Sebastián Torrico en San Lorenzo ya es conocida y será recordada siempre. Sin embargo, la gran figura que es hoy, también lo fue en sus comienzos.

El Mendocino nacido en Lujan de Cuyo, llegó a la primera división de Godoy Cruz durante la temporada 2001 aunque logró afirmarse en el puesto a los 26 años en Godoy Cruz, bajo el mando de Juan Manuel Llop.

El “Chocho”, hoy Dt de Platense en diálogo con Mundo Azulgrana recordó: “Le vi muchas condiciones en los entrenamientos y me animé a ponerlo. Tuvo un rendimiento muy bueno y un crecimiento excelente. A parte se preocupaba para que eso le pase. La perseverancia que tuvo Sebastián, es envidiable. Es un gran profesional”.

Si bien su oportunidad tardó en llegar, el ex Dt afirmó que no fue casualdiad su progreso: “Cuando comenzó a jugar, todos los días se llevaba la pelota a su casa y entrenaba cómo salir del arco, cómo salir rápido, o pegarle a distintos sitios. Por eso llegó a donde está, por su perseverancia y sus actitudes”.

 

Luego de ser campeón de la primera “B” Nacional en el “Tomba” y ascender a la máxima categoría, el hoy “Cóndor” azulgrana fue cedido préstamo a Argentinos Juniors durante dos temporadas, donde disputó 53 partidos como titular entre el 2008 y 2010.

Posteriormente, el mendocino regresó a Godoy Cruz donde permaneció por tres temporadas, sin saber que lo mejor estaba por venir. La historia ya es conocida. Tras la detención e Pablo Migliore, Torrico arriesgó su futuro, rompió el contrato con Godoy Cruz y llegó a Boedo por dos meses, sin saber que se quedaría para siempre en los corazones cuervos.

Con un perfil bajo, fue el suplente de Matías Ibáñez hasta que ante Deportivo Morón por Copa Argentina y en la cancha de Platense, Juan Antonio Pizzi decidió darle la oportunidad.

Rápidamente, con seguridad y buenos movimientos, el condor comenzó a demostrar sus cualidades hasta que en los tiros penales resultó ser clave en la ajustada victoria..

 

Finalmente y siendo uno de los arqueros más longevos de la Superliga, el ex técnico del Tomba confesó: “Sebastián Torrico es uno de los muy buenos y grandes arqueros que dirigí, es real. Lo demuestra su trayectoria y rendimiento, que es vigente a los 40 años”.

 

Comentarios
redes sociales
-