Que nadie quede colgado

El regreso a los entrenamientos de San Lorenzo arrojó la novedad de que ya no hay futbolistas que practiquen aparte, como ocurría anteriormente, aunque corran desde atrás en la consideración del DT.

Santiago Vergini busca club, pero sino se quedará a pelearla en San Lorenzo.

Santiago Vergini busca club, pero sino se quedará a pelearla en San Lorenzo.

Hay una imagen que ya no se verá en San Lorenzo tras el parate de casi cinco meses por la pandemia que puso en jaque al mundo entero. En este renacer de los entrenamientos presenciales, se puede notar un cambio que puede no revestir demasiada importancia para muchos, pero que no deja de ser notorio: ya no habrá jugadores relegados del plantel profesional.

Antes, cuando se abrían las puertas para ir a observar alguna práctica semanal, se podía ver en otro campo de la Ciudad Deportiva, alejados del primer equipo, a aquellos futbolistas con contrato que no eran tenidos en cuenta y que por diferencias contractuales habían sido apartados. En ese grupo estaban Nicolás Navarro, Santiago Vergini y Ezequiel Cerutti.

En la era de Mariano Soso, esto se modificó. Mucho tuvo que ver también la Secretaría Técnica. La idea es no tener más jugadores marginados y que, aunque corran desde atrás en la consideración del cuerpo técnico, puedan moverse junto al resto para tener la chance de ganarse un lugar ya que son capital del club.

Por eso es que en esta vuelta a los ensayos en el predio de la AFA en Ezeiza, todos están en igualdad de condiciones. De hecho, Cerutti, que intimó al Ciclón por una deuda (ya fue saldada) y estuvo cerca de quedar libre se sumó y practica en el mismo grupo que Gabriel Rojas y Gonzalo Berterame, dos que volvieron de sus préstamos y que no tienen el futuro claro todavía.

Mientras Navarro logró llegar a un acuerdo en junio y rescindir su vínculo, Vergini continúa. El defensor ya se había incorporado al plantel antes de la cuarentena ya que había aceptado renegociar su salario. Y ahora realiza los trabajos en la burbuja que integran Nicolás Fernández, Agustín Hausch, Víctor Salazar, Andrés Herrera y Gastón Hernández.

De todos modos, todos ellos saben que están varios escalones abajo en la idea del DT. Y que si surge alguna posibilidad concreta de emigrar, seguramente lo hagan. De hecho, Nacional de Uruguay aparece como una alternativa para el Pocho Cerutti. Habrá que ver si prospera en estos días. En una situación similar estarán Alexis Castro y Gabriel Gudiño cuando retornen de México y de España, respectivamente. En tanto, Elías Pereyra podría seguir su carrera en Grecia.

Nahuel Lanzillotta

@LanzillottaOk

Periodista. Deportes. Clarín.

Comentarios
redes sociales
-