“Salimos a la cancha a defender los colores a muerte”

Hace 34 años, los Camboyanos dejaron una victoria imborrable en la historia de San Lorenzo. Ruben Cousillas, que cambió el buzo de arquero por el de DT, recordó la epopeya.

Durante 1986, San Lorenzo atravesó un camino institucional que pareció no tener rumbo: jugadores con deudas económicas, otros sin contrato e incluso la renuncia del técnico un día antes del partido ante Independiente. El DT Nito Veiga dejó el Club y el Ciclón estaba sin técnico: “Me acuerdo que nos habíamos quedado sin entrenador, San Lorenzo atravesaba una crisis institucional y económica importante. No había entrenador y los dirigentes propusieron que Walter Perazzo y yo dirigiéramos el equipo”, revivió Rubén Cousillas. 

Con valentía y compromiso, Cousillas dejó su lugar de arquero suplente y fue por entonces el nuevo técnico del conjunto azulgrana: “Como Walter tenía que jugar, decidieron que fuera yo el que tomará la decisión de dirigirlo porque yo estaba en el banco, el arquero era Chilavert”, expresó.

Sin entrenamientos, Walter afirmó: “les dije que si aceptaban que yo tomara las decisiones, y la seriedad que requería el momento, los iba a dirigir. La verdad que salió muy lindo, el equipo jugó un gran partido, con una gran actitud. Con gol de Walter, le ganamos 1 a 0 y al final del partido los jugadores fueron todos a tirarle las camisetas a la hinchada. Se generó un grupo muy lindo que independientemente de todos los problemas que teníamos, salíamos a la cancha a defender esos colores a muerte”. Además agregó que “yo creo que los hinchas de San Lorenzo eso siempre lo reconocen. Hoy lo recuerdo muy especial, fue muy bonito y una gran alegría que nos llevamos todos los cuervos”, sentenció.

Comentarios
redes sociales
-