Viernes Di Santo

San Lorenzo jugó bien y pudo volver a ganar de local: fue 2-0 a Rosario Central, con uno de Franco Di Santo y otro de Ángel Romero por la Copa de la Liga Profesional. Final caliente.

Julián Palacios ante Central. Foto: @SanLorenzo

Julián Palacios ante Central. Foto: @SanLorenzo

San Lorenzo necesitaba reafirmar el triunfo conseguido el lunes en La Plata con los tres puntos de local. Y pudo hacerlo al imponerse por 2-0 sobre Rosario Central por la octava fecha de la Copa de la Ligo Profesional. Fue un verdadero viernes Di Santo para el Ciclón, que otra vez tuvo como figura y goleador a Franco, quien marcó el primero. Ángel Romero puso el segundo en un final muy caliente que incluyó empujones, agarrones e insultos hasta adentro del túnel. El visitante terminó con Vecchio y Blanco expulsados.

Tiene un ojo puesto en la Copa Libertadores, San Lorenzo. Pero la competencia local no puede ser descuidada y es por eso que el entrenador azulgrana decidió mantener a algunos de los habituales titulares como José Devecchi, Diego Braghieri, Julián Palacios y Franco Di Santo. Y con esa base comenzó teniendo la pelota y la postura de querer imponerse de entrada. Sin embargo, no le resultó sencillo al local poder entrar con pie firme al área rival.

De hecho, más allá de algunos remates de Jalil Elías y de Oscar Romero desde afuera y de un tiro de esquina que Braghieri conectó desviado, no tuvo jugadas de real riesgo en los primeros minutos. Y Central, por su parte, con un juego más directo, sí presentó un par de oportunidades de contraataque que hicieron preocupar mucho a la última línea del Ciclón.

Buscó por los costados la visita y encontró espacios. Soltó a sus carrileros y casi moja. Por la derecha desbordó Fernando Torrent y por la izquierda apareció Lautaro Blanco en la primera de peligro. Después, fue Devecchi quien debió agiganterse en un mano a mano ante Alan Marinelli para evitar que le quebraran la valla ante una desatención defensiva de Federico Gattoni.

En una pelota recuperada por Braghieri, San Lorenzo forjó su jugada más clara: Julián Palacios tiró el centro desde la derecha, Lucas Melano no pudo definir y detrás suyo tocó bocina Di Santo con todo el arco de frente y Fatura Broun jugado, pero el goleador increiblemente le pegó sin puntería.

Pero el nueve tendría su revancha y esta vez no fallaría. De otro balón que llegó desde la derecha por el aire, nuevamente lo encontró a Di Santo en soledad por atrás de todos. De primera y de zurda, la puso cruzado y gritó su cuarto gol en la competencia local. El delantero fue a quien le hicieron la infracción de la cual derivó el 1-0.

Los de Boedo tomaron confianza y con el resultado a favor dominaron. Central ya no pudo volver a acercarse y perdió terreno. Oscar Romero impactó un tiro libre en el palo. El volante guaraní, esta vez parado como interior y no como extremo, tuvo un buen primer tiempo.

El envión azulgrana no se sostuvo en el complemento. El equipo rosarino, obligado por el marcador en contra, se adelantó varios metros y se adueñó de la pelota con mayor protagonismo de Emiliano Vecchio. De todas maneras, no gozó de compañía en la creación y se lo vio sin socios para buscar dar vuelta la historia en el Bajo Flores.

Un remate de Ángel Romero de zurda y otro de Elías, también con la pierna izquierda, hicieron estirar a Broun las dos veces para desactivar el segundo de los locales. Un par de cierres salvadores, de Gino Peruzzi y de Oscar Romero, se festejaron como goles ya que sirvieron para sostener un triunfo necesario que se redondeó con el segundo de Ángel, que llegó después de varios minutos de tensión con empujones entre los jugadores en un final picante.

Ahora, a pensar en Santos.

Nahuel Lanzillotta

@LanzillottaOk

Periodista. Deportes. Clarín.

Comentarios
redes sociales
-