Final con escándalo en el Nuevo Gasómetro

Cuando se terminaba el encuentro un patadón sobre Ángel Romero desató el enojo de los jugadores de San Lorenzo y la reacción de los de Central y todo terminó en un final muy caliente. ¡Mirá lo que pasó!

El tumulto del final (captura de TV)

El tumulto del final (captura de TV)

Faltaba apenas un minutos de los cinco que el árbitro Lucas Comesaña había adicionado en el Nuevo Gasómetro. San Lorenzo ganaba 1-0 y Rosario Central estaba nervioso. Durante todo el partido volaron quejas desde el banco visitante por el arbitraje que no tuvo grandes errores. Y tras una dura falta sobre Ángel Romero después de que el delantero intentara un lujo se desató el escándalo entre los protagonistas.

Con la sangre en ebullición, Alexis Sabella lo fue a pechear a Gastón Ávila, que reaccionó con un empujón. Todos se metieron inmediatamente a separar, pero algo que dijo Gabriel Rojas desató la ira de Emiliano Vecchio que intentó pelearlo mientras Diego Dabove y Cristian González se metían a tranquilizar todo.

Insultos, manotazos… La cuestión se descontroló en segundos. Desde el banco también se metieron para intentar calmar los ánimos caldeados. Un par de minutos después la cosa pareció apaciguarse, pero la tensión seguía. Comesaña no sacó ninguna roja directa. Le mostró la amarilla a Sabella, a Ávila y a Vecchio, que ya estaba amonestado y se fue expulsado.

En el túnel hubo más caos y ahí se cruzaron el Kily y algunos integrantes de la Secretaría Técnica azulgrana como Hugo Tocalli y el Beto Acosta. Para colmo, en la jugada siguiente, Lautaro Blanco le dio un manotazo en el rostro a Ángel y también vio la roja.

Vino el 2-0 del mellizo y el pitazo final. Vecchio saltó al campo para seguir la pelea, pero rápidamente el Kily González intentó tranquilizarlo y nada pasó a mayores.

Nahuel Lanzillotta

@LanzillottaOk

Periodista. Deportes. Clarín.

Comentarios
redes sociales
-