Tocó fondo

Afuera de todo, San Lorenzo quedó nocaut, vencido y sin corazón. Tocó fondo y necesita volver a impulsarse hacia arriba con decisiones fuertes. No hay más tiempo, es ahora.

Vencido, así está el Ciclón. Foto: AFP

Vencido, así está el Ciclón. Foto: AFP

1, 2, 3… ¡100! La cuenta no para y San Lorenzo no se levanta. Sigue ahí, tirado en la lona, nocaut. Abollado, todo dolorido, vencido, ya sin corazón, ya sin espíritu. Y no se va a levantar mientras nada cambie, mientras se piensen en parches de tela y no en soluciones de fondo. Mientras lleguen “refuerzos” que no refuerzan y solamente sirvan para hacer bulto en el plantel y tapar pibes (que no serán los salvadores pero que al menos son capital del club). Mientras la dirigencia siga mirando para otro lado y no tome las decisiones que hay que tomar para recuperar el pulso.

San Lorenzo se seguirá desangrando en el piso mientras nadie se haga cargo. Mientras continúen desfilando entrenadores por una pasarela que no va a ningún lado porque no hay un rumbo claro. Mientras el manejo del fútbol se sostenga con la dirección y la palanca de cambios rota. Mientras se acumulen nombres en una Secretaría Técnica estéril, que dio muestras de no haber acertado en sus asesoramientos y tampoco parece tener en sus manos el remedio para curar los graves síntomas de este momento.

Ahí, tocando fondo, está San Lorenzo. Y no se impulsará hacia arriba mientras laburen un par y otros miren y aparezcan los días de partido. Mientras los puestos en una Comisión se repartan de acuerdo a la billetera y no a la capacidad. Mientras se rían cara a cara y se claven dagas por la espalda.

No hay más tiempo. La cuenta llegó a su final. San Lorenzo está en la lona y necesita volver a ponerse de pie para dar pelea otra vez. Puede hacerlo, pero necesita que todos –no tres o cuatro- se pongan a trabajar por y para el club. Es ahora. Es la hora de empezar a hacer las cosas bien.

Nahuel Lanzillotta

@LanzillottaOk

Periodista. Deportes. Clarín.

Comentarios
redes sociales
-