"San Lorenzo es una institución inolvidable en mi carrera, que me dio mucho y no solo por los títulos"

El 10 de Junio del 2001, San Lorenzo se consagró campeón del Clausura de la mano de Manuel Pellegrini y a 20 años de semejante conquista, el ingeniero en diálogo con Mundo Azulgrana, remarcó: “Algún día estere nuevamente por allá, no sé en qué función, pero como hincha seguro".

Manuel ¨Pellegrini en una nota exclusiva con Mundo Azulgrana, recordando el título del 2001 a 20 años de su conquista.

Manuel ¨Pellegrini en una nota exclusiva con Mundo Azulgrana, recordando el título del 2001 a 20 años de su conquista.

El 10 de Junio del 2001, San Lorenzo se coronó campeón del torneo Clausura  de la mano de Manuel Pellegrini y un equipo difícilmente de olvidar por su despliegue ofensivo, buen fútbol y capacidad para resolver los partidos. A 20 años de dicha conquista y de manera exclusiva, El Ingeniero en diálogo con Mundo Azulgrana recordó: “Fue una época gloriosa donde estoy muy lejos de ser yo el más importante. Los jugadores lo fueron porque creyeron en una idea y un sistema táctico, dejando de lado la cuestión económica y la crisis que vivía el club durante esos años. Tuve la fortuna de encontrar un grupo con líderes excepcionales. Cuando llegué lo hice con mucha confianza, me había preparado en ésta carrera para que cuando me toque una experiencia fuera del país, sea de la mejor manera y preparación. Ya lo había hecho en Ecuador.

Llegue a San Lorenzo con el Aval de dos jugadores muy importantes como Alberto Acosta y Néstor Gorosito, quienes hablaron muy bien de mí después de haber trabajado juntos en la Universidad Católica de Chile. Lo hice con mucha ilusión aunque con una preocupación por la realidad que vivía el club en ese momento. No era fácil pero por suerte en mi vida, los desafíos fueron lo principal. Siempre busque la excelencia. Me encontré con un San Lorenzo golpeado, tenían muchas deudas con el plantel y más allá de la confianza de Fernando Miele, quien confió en mí, el apoyo de los jugadores fue fundamental, sobre todo cuando les propuse algo diferente al trabajo que venían haciendo años atrás”.

Dale Play a la entrevista exclusiva de Manuel Pellegrini con Mundo Azulgrana!

¿Cuál fue la idea de Pellegrini que revolucionó al fútbol argentino?

Les propuse llegar al hincha, que la gente sienta el compromiso por el club y la camiseta, y creo que lo logramos perfectamente. Pensar en aquel titulo, ver esa camiseta y recordar esos momentos me genera alegría. Fue un año y medio inolvidable en San Lorenzo, donde tuvimos dos logros que quizás no los esperaba nadie. El título internacional fue muy importante porque el club lo necesitaba después de tantos años de vida y se dio. También, además del Tormeo  local, obtuvimos el récord de puntos (47), que nadie superó en torneos cortos y la racha de victorias consecutivas (13) que nos llevaron a la coronación. Era un equipo basado en 20 o 25 jugadores, no solamente en 11 0 14 como se hace habitualmente y cada uno respondió de la mejor manera en el momento que fue requerido”.

El recuerdo:

Costó mucho al principio. La primera charla que tuve con el plante fue muy buena. Termine de hablar, se puso de pie “Coco” Ameli y me dijo: Manuel, está muy bien todo lo que dice pero acá hace dos años que nosotros no cobramos. Fue ahí donde le dije que si en dos años no habían podido hacerlo, íbamos a buscar otro camino basado en la gloria deportiva, el apoyo del hincha y de esa manera se podía lograr. Tal vez la clave fue esa charla y el cambio de sistema de entrenamiento. Yo dispuse, a diferencia de lo que se realizaba hasta el momento, algo diferente a lo que se plasmaba en Argentina. Martes y Miércoles hacia preparación física, el Jueves algo de fútbol, el viernes se bajaba la carga y se jugaba el fin de semana. Nosotros cambiamos todo eso, terminamos con la división física y técnica, algo que aprendí en los cursos realizados en Europa, y pudimos implementar un entrenamiento conjunto, donde en lo futbolístico estaba integrado a lo físico. Junto a Darío Sepúlveda, un preparador físico chileno, mezclamos los trabajos con mucho fútbol en espacios reducidos, un sistema táctico diferente y buscar tener la posesión en campo contrario.

La gestación de una idea:

"El equipo se mostró irregular en el arranque del torneo hasta que llegamos al punto más bajo que fue la derrota 3-1 ante River en el Nuevo Gasómetro, jugando muy mal, donde nos sacó ocho puntos de ventaja. Tras esa derrota tuve una charla con el presidente Miele donde le dije que lo único que quedaba era ganar los 11 partidos restantes porque sino era imposible, y me encontré con un plantel que quiso y creyó que podíamos ganarlos. Empezamos con resultados muy contundentes y por suerte logramos ganarlo.

"Yo llegue para el tercera fecha ante Racing donde perdimos 2 a 0 y vi un plantel de muchas características. Teníamos experiencia, juventud y temperamento. Hicimos muchos cambios, rotamos mucho aunque el equipo se parecía siempre en lo colectivo. Le voy a estar siempre agradecido a ese plantel porque tenía grandes líderes y se entregó a un sistema nuevo, confiando en lo que uno pregonaba y al final se hizo prácticamente imbatible".

"Empezamos a jugar con un doble cinco conformado por Michelini, que recuperaba todos los balones y al lado Erviti, que era imposible que lo pierda. Ahí, cuando lo teníamos, adelante estaba Romagnoli, Estévez, Romeo, Acosta, Pusineri, Polo Quinteros, y Leo Rodríguez entre otros, jugadores que perdían la pelota una vez por mes. Era muy fácil hacer un fútbol creativo, salir rápido de campo nuestro, estar en terreno contrario y presionar. Por eso hicimos tantos goles. De todas maneras, una de las virtudes fue el grupo. Para un entrenador, el 90% de la carrera se basa en el manejo de vestuario y la conformación de buenos grupos. La entrega y el convencimiento de ese plantel de San Lorenzo, pocas veces lo encontré en mi carrera".

¿Recuerda los partidos más importantes del aquel logro?

El partido más sufrido fue el de River. El equipo jugó mal y una vez que lo analizamos, aceptaron plenamente los errores y de ahí en más se empezó a mejorar. Después se dieron partidos claves como el 5 a 4 ante Lanús, de una carga emocional tremenda porque ganábamos, después perdíamos y sobre la hora encontramos la victoria. No puedo olvidarme de la victoria ante Boca o un partido ante Los Andes donde empatábamos y sobre el final, Coloccini convirtió el gol del triunfo. Todos fueron claves porque no podíamos perder un punto más y me da la sensación de que fuimos amedrentando a River, que fue perdiendo el paso mientras nosotros ganamos todo.

¿Qué significa Rubén Cousillas en su vida?

Tuvimos una carrera muy continua. Desde 2001 hasta el 2021 trabajamos y nunca paramos. Rubén estuvo conmigo en los equipos más importantes. Hace 20 años que estoy con él. Tenemos una muy buena relación y además de un miembro del cuerpo técnico tenemos una gran amistad.

¿Encontraba cualidades de futuros entrenadores en aquel campeón?

A Lucas Pusineri lo venia como entrenador, sin lugar a dudas. Al Beto (Acosta) lo conocía de Chile, no era su idea ser Dt pero le aportó muchísimo a San Lorenzo. No hace falta dirigir para poder aportarle. Otros se notaban desde el comienzo que les podía llegar a gustar dirigir. Hoy hay varios chicos que están haciendo sus primeras armas.

¿Volverá a estar ligado a San Lorenzo en algún momento de su carrera, sea como Dt, asesor o cualquier función?

Uno nunca sabe que puede depararle el futuro. Tengo dos años más de contrato acá en Betis de España y terminare con 70 años. No digo que me retirare porque es una profesión que me entretiene y seguiré hasta el final. Trato de exigirme al máximo como si no hubiese logrado nada en mi carrera. Como hincha no tengo dudas que estaré cerca y cuando vaya al país, ojala este el estadio en Boedo que se que esta con chances de reconstruirse. San Lorenzo Es una institución inolvidable en mi carrera que me dio mucho no solo por los títulos y la pasión de la gente cuando coreaba mi nombre, sino que también me hicieron sentir como si estuviera en casa. Siempre tendré el titulo en el corazón, en la mente y con toda la alegría que me dio el hincha de San Lorenzo. Algún día estare nuevamente por allá, no sé en qué función, pero como hincha seguro.

A 20 años y con una carrera magnifica: ¿Qué valor le da al campeonato logrado en 2001?

Trato de no comparar un club con otro. En muchos equipos tuve alegrías pero lo de San Lorenzo era mi segunda experiencia, en un país como argentina donde el fútbol se vive de manera especial y la pasión del hincha de San Lorenzo seguramente fue una de las más fuertes que encontré. El poder sentirse con la capacidad de ganar títulos de esa manera son cosas imposibles de olvidar.

¿Se imaginó alguna vez que aquellas conquistas podían dejarlo tan vinculado a la historia grande de San Lorenzo?

Siempre sentí el cariño de la gente de San Lorenzo. Cada vez que volvía a Sudamérica intentaba ir al país para reencontrarme con tantos amigos que deje ahí, luego de tres años maravillosos que transite. Estoy en contacto con Alberto Acosta, Leo Rodríguez entre otros y agradezco el cariño, como así también que me nombren como uno de los técnicos más importantes y aprovecho para saludar a Edgardo Bauza, otro gran amigo quien se lo merece mucho más por lograr la tan ansiada Copa Libertadores. También a Héctor Veira, que tiene un historial muy importante dentro del club.

 

Cristian Pagliaro

@CrisPagliaro

Periodista Deportivo

Comentarios
redes sociales
-