El tucumano que se hizo leyenda en San Lorenzo

En 1963 llegó a San Lorenzo procedente de Estudiantes de La Plata el defensor tucumano Rafael José Albrecht, un extraordinario futbolista que integraría los recordados equipos “Carasucias” y el campeón invicto de “Los Matadores” del Metropolitano 1968. Su especialidad eran los penales.

En San Lorenzo, el tucumano Albrecht jugó 228 partidos y convirtió 55 goles.

En San Lorenzo, el tucumano Albrecht jugó 228 partidos y convirtió 55 goles.

Iniciado en Atlético Tucumán, donde fue campeón de Campeones de la República en 1959, Rafael José Albrecht mostró desde sus comienzos una gran técnica, lo que sumado a su temperamento y fuerza lo convirtieron pronto en una estrella del fútbol argentino. En 1960 llegó a Estudiantes donde jugó por 3 años e integró el plantel que disputó el Mundial de Chile 62. Sin embargo, el salto para convertirse en crack nacional se produjo a partir de su paso por el Ciclón.

En su segundo año en Boedo, comenzó a mostrar una extraordinaria vocación ofensiva que nunca había tenido en su anterior club, donde no señaló un solo gol. El tucumano jugaba en varios puestos de la defensa e incluso muchas veces en ofensiva, teniendo hasta la ocasión en una oportunidad de terminar como arquero en un partido ante Atlanta, donde “desvió con la vista” un penal ejecutado por Nuin.

Se convirtió en un especialista en los penales, en los que era prácticamente infalible. Tomaba poca carrera y desorientaba a los arqueros con movimientos impredecibles. En San Lorenzo pateó 37, de los cuales 35 fueron adentro. El primer tiro desde los doce pasos que marcó fue ante el arquero Ediberto Righi de Banfield en 1964, quien casualmente le detuvo su primer disparo en el Metro 69. Su otro penal fallado lo desvió ante Desamparados de San Juan en el mísmo año.

Volvió a ser convocado por el “Toto” Lorenzo para el Mundial de Inglaterra en 1966, donde fue baluarte del seleccionado argentino eliminado por la mínima por los locales en cuartos de final. En dicha Copa fue expulsado por un “planchazo” memorable a Haller en el partido ante Alemania Occidental, que los medios ingleses utilizaron para hablar de los “Animals” argentinos. El tucumano no se andaba con chiquitas para mostrar su fiereza.

Fue parte de la impasable defensa del campeón invicto del Metropolitano 68, junto a Villar, Calics y Rosl. Muchos hinchas memoriosos recuerdan de esa campaña su gol de cabeza a Estudiantes en La Plata (victoria por 1 a 0) que concluyó en una monumental avalancha. Sobre él dijo el recordado DT brasileño Tim: “Es un astro. Ese es de los que conocen la hora de ir y la hora de quedarse. No necesita ninguna clase de consejo. Sabe todo. Puede jugar aquí y en cualquier parte. Por calidad, personalidad y temperamento”.

En 1970 (el último año de su campaña azulgrana antes de partir a México) consiguió una hazaña memorable al convertir 4 goles en un partido, record para un defensor que no se lograba desde 1937. Esa noche ante Gimnasia de la Plata, el Ciclón ganó por 6 a 3. Albrecht ya entraba en el cuadro de honor de las leyendas. 

Leandro D´Ambrosio

@LeanDAmbros

Periodista egresado del Círculo de Periodista Deportivos. Es investigador de la historia azulgrana. Ha trabajado en distintos medios radiales, gráficos y webs vinculados a San Lorenzo. Autor del Libro de Oro de San Lorenzo (Editorial Perfil, 2013), un completo repaso por todos los partidos jugados por el Ciclón.

Comentarios
redes sociales
-