Monarriz sobre los Romero: "Nunca me dieron la espalda"

El ex Dt de San Lorenzo explicó lo sucedido con los hermanos sobre el final de su etapa como entrenador del primer equipo y remarcó: “Sé que lo encararon a Marcelo para preguntarle por qué me iba y para que me quedara. Son cosas que te quedan”.

"Se fueron generando cosas y yo tuve que tomar determinaciones, pero nunca me dieron la espalda. Los tipos en su momento fueron recontra valorables. Cuando yo le dije a Marcelo que me iba, me encararon y me dijeron “quédate tranquilo que lo vamos a sacar para adelante. Estás loco”. Y sé que lo encararon a Marcelo para preguntarle. Son cosas que te quedan”, reveló Diego Monarriz en Mundo Azulgrana Tv (Fwtv) sobre la situación con los hermanos Romero.

Respecto a los incidentes en Córdoba y las visitas durante los días de entrenamiento en la Ciudad Deportiva que derivaron en los hechos de conocimiento público, explicó: “Son cosas que como entrenador lo tenes que ir viviendo y te tiene que pasar. Son muchas situaciones del día a día, no es todo color de rosa. No me queda rencor con nadie y hay gestos que me la llevo dentro mío y no me las cuenta nadie. Se pueden haber confundido y son cosas que hay que resolver en el vestuario. Tomé la determinación que tenía que tomar. Con el tiempo hay que hacer autocritica y quizás lo tendría que haber manejado de otra manera. No soy el dueño de la verdad. Capaz me confundí yo, fuera de lo que era un cambio, cómo se manejó la situación. Quizás lo tendría que haber manejado de otra manera”.

Sobre su salida, más allá de lo acontecido con los hermanos, Monarriz reveló porque decidió alejarse tras la derrota ante Racing: “Yo tenía un contrato y no le podía fallar a la gente que confió en mí. Me firmaron un contrato buenísimo, pero yo no puedo ser más egoísta y pensar qué podía estar haciéndole un mal a mi Club. Yo no estoy salvado, para nada, pero dije “hasta acá llegué”. Me tocó esos dos partidos que perdimos dije chau y acá me tomo el palo. No fue por miedo, fue por todas las personas que estaban al lado mío. En diciembre Marcelo y Matías me habían dicho “si llega a pasar algo malo con los resultados, porque esto es así, hasta donde llegues, llegues y queremos que te quedes en el Club. Primero estuve en inferiores, después como jugador profesional, después como técnico de inferiores, me fui por otro lado, volví, agarré la reserva y después dirigí la primera. Fue un éxtasis total en la vida. Con el equipo vivía el día a día feliz, nunca tuve temor a nada y las cosas se resolvieron así. Lo mío era partido tras partido, pero porque me lo proponía yo así”.

 

Sin embargo, otra vez en el combinado preliminar avisó: “No tengo temor ni nada, si tengo que volver a agarrar porque lo necesita el club agarro. Estoy con el compromiso de reserva, laburando a full, sin rencores de nada. Lo hablé con Mariano, es un pibe bárbaro, tenemos charlas muy buenas. Es un tipo terrenal y estoy convencido de que le va a ir bárbaro. Después la pelota tiene que entrar, pero le va a hacer un bien a San Lorenzo. Siempre fui un enfermo del fútbol, detallista en todo. Cuando entré como auxiliar, me fui dando cuenta de la pasión de estar en los detalles de muchas cosas. A partir de ahí, me fue llevando a otros clubes a trabajar, pero esa pasión de adentro existe y esta recontra viva, porque hoy en día miro partidos de cualquier lado. Y gracias a Dios pude empezar en mi club. Pero también no es fácil ni sencillo, porque jugaste no le podes hablar a un jugador de cualquier manera, hay que saberle llegar”.

Mientras que de paso, destacó la victoria en el monumental como la más importante de su ciclo en la primera azulgrana: “Ganar en la cancha de River no me la saca nadie, ahí no estaba el mago sin dientes dirigiendo. Entonces lo que yo viví en el Monumental, con 70 mil personas, eso va en mi corazón”.

A su vez, habló del retiro de Gonzalo Rodríguez, a quien le brindó confianza sobre la etapa final de su carrera: “Lo de Gonzalo me llena de orgullo. En 2002 yo lo dirigía en inferiores y viajamos a un torneo, pero ni bien volvemos, Insua lo llevó a primera. Me siento reconfortante de que no le fallé a un tipo bárbaro y lo pude reinsertar en el equipo. Gonzalo nos recontra rindió de una manera satisfactoria y, a mi gusto, me rindió de maravilla”.

También, hizo referencia a la venta de Gaich y al funcionamiento del equipo durante el interinato 2019: “Al Flaco Gaich le dije que iba a ser mi nueve y se dio, me rindió. Julián Palacios entró y se quedó. Veníamos de salir bicampeón en la reserva. Tomé la determinación de poner a Torrico que también fue figura Yo juego con tres interiores y tendría que haber sido Óscar o Ángel y los puse juntos. Puse a Juan Ramirez que no venía jugando. Se le dio una identidad y un cambio de aire a ese equipo. Después quisimos mezclar juventud con experiencia. Me corrí yo, pero estoy seguro que en esa química podrían haber funcionado las cosas”.

Por último, ilusionado y esperando el regreso del fútbol, se mostró expectante por la aparición de Matías Palacios en primera: “A mí me tocó que Matías (Palacios) se lesionó. No lo pude meter. Pero es un chico con una condiciones extraordinarias, con el cerebro de un futbolista de muchos años en primera, de cómo maneja la pelota. Juega bien de verdad, es la realidad. Es un futbolista de excelencia”.

 

 

 

Mundo Azulgrana

@mundoazulgrana

Sitio web y programa de radio dedicado al Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Comentarios
redes sociales
-