El Funebrero lo hizo sufrir

Aunque San Lorenzo ganó 1-0 con un gol de Reniero, sobre el final del encuentro la pasó mal y pudo haber llegado el empate de Chacarita. Ahora quedó a cuatro de Boca, que juega mañana con Newell's.

San Lorenzo sufrió sobre el final, pero le ganó 1-0 al descendido Chacarita con un gol de Reniero y quedó a cuatro del puntero Boca, que mañana juega con Newell's, y a uno de Godoy Cruz, que empató con Banfield.

El conjunto de Claudio Biaggio salió al campo de Pedro Bidegain con la idea de atacar con muchos hombres, rápidamente, y con juego asociado. Los laterales se proyectaron, acoplándose a los volantes y enviando centros que buscaban a Nicolás Reniero, que esta noche fue titular por el lesionado Blandi.

Aunque el primer tiempo del partido no se destacó por tener múltiples situaciones de gol, el Ciclón tuvo dos chances clarísimas, pero solo una pudo capitalizar.

A los 19 minutos, Chacarita intentó salir jugando, pero la presión de Reniero complicó a los defensores del Funebrero. El Príncipe la robo en el círculo central, levantó la cabeza y vio que Gudiño picaba por la derecha. Lanzó un pase que cruzó el campo para que el cordobés ganara con su velocidad y el ex Rafela encaró al arquero, esperó hasta el último segundo y definió, pero la pelota se fue apenitas desviada.

Seis minutos después, Robert Piris da Motta no resignó una pelota aérea complicada sobre la derecha del campo. Ganó y le quedó a Paulo Díaz, quien lanzó el centro pasado al área de Chaca, donde esperaba Marcos Senesi. El juvenil metió la bocha al centro, un defensor del tricolor saltó para rechazar, pero erró, y la bocha le quedó a Reniero. El delantero ni se mosqueó. Con muchísima paciencia y con la calidad que lo caracteriza, pinchó de cabeza la pelota y supero al defensor de Chacarita para lograr el gol cuervo.

El complemento prometía más. Fue un ida y vuelta constante. Tanto San Lorenzo como la visita crecieron en la parte ofensiva, pero descuidaron sus áreas y el partido se llenó de imprecisiones. El Santo tuvo muchísimas oportunidades para aumentar la ventaja sobre los dirigidos por Sebastián Pena, pero todas las malograron. En muchas, el destinatario del pase quedaba en offside.

La más clara que tuvieron los de Boedo fue cerca del pitazo final, cuando Leandro Romagnoli (Botta) centró y encontró solo a Alexis Castro (Reniero). Pero el ex Tigre se desesperó, y en vez de controlar y definir al arco sin arquero, la quiso embocar de volea y la terminó reventando por encima del travesaño.

Los dirigidos por Claudio Biaggio sufrieron, pero finalmente se llevaron el partido gracias a Reniero, que marcó su segundo gol en dos partidos consecutivos. El próximo encuentro que espera al conjunto azulgrana será el próximo domingo, cuando por la fecha 25, visite a Patronato desde las 13.15 en Paraná.

Pedro Carbone

@carbone_pedro

Periodista y redactor de Mundo Azulgrana // Hijo de Dios ☝️☝ La gloria para Él

Comentarios
redes sociales
-