¿Llegó el momento de Matías Palacios?

En el primer ensayo de fútbol, la joya de inferiores de San Lorenzo estuvo como titular y todo indica que con Mariano Soso tendrá la oportunidad de mostrarse.

Soso le dará chances a los chicos del club. Foto: San Lorenzo

Soso le dará chances a los chicos del club. Foto: San Lorenzo

Ya pasó demasiado tiempo sin que la pelota ruede en las canchas del fútbol argentino. Y por el momento no se sabe cuándo eso volverá a suceder de modo oficial. Por eso, la noticia de que San Lorenzo hizo su primer ensayo táctico con una formación definida se recibió casi como si se tratara de un partido. Hay tanta necesidad que los primeros ensayos formales probando un posible equipo elevan la ansiedad al cielo.

Una de las señales que dio ese trabajo en el último entrenamiento de la semana en Ezeiza fue la confirmación de que Mariano Soso les abre la puerta a los juveniles. La presencia de Francisco Flores en la defensa y de Matías Palacios en el medio entusiasma a muchos.

Habrá que ver qué ocurre cuando Fabricio Coloccini, ya recuperado de coronavirus, retorne este lunes. Y cuando se sumen los hermanos Oscar y Ángel Romero a partir del jueves tras cumplir la cuarentena. Es probable que en la próxima práctica de fútbol ellos digan presente en el once titular. Y tal vez le toque salir a los pibes. O no. Se verá.

Lo cierto es que el entrenador comenzó a demostrar que los considera de modo serio. Y en este sentido, la ilusión y el entusiasmo de los simpatizantes está puesta especialmente en uno: Mati Palacios. El chico nacido en General Pico, La Pampa, es la joyita de las inferiores. Debutó a los 16 años de la mano de Claudio Biaggio, pero no se le dio continuidad en el primer equipo.

Al igual que le ocurrió a Adolfo Gaich, su brillo se lució en las Selecciones juveniles. Bajo el ala de Pablo Aimar, Palacios rindió con creces con la 10 de la Argentina en la espalda en campeonatos internacionales. Mientras que los entrenadores del Ciclón preferían ir llevándolo muy de a poco, incluso bajándolo a la Reserva para que siguiera forjándose allí, lejos de los grandes focos que a veces pueden encandilar a cualquiera.

Apenas tres encuentros acumula en la máxima categoría azulgrana este enganche clásico de 18 años que en las divisiones juveniles despertó el elogio de técnicos y coordinadores. Habilidad, buen remate, visión de campo son sus características más relevantes. Mientras esperaba paciente su chance, Matías veía cómo su hermano Julián sí pudo hacer pie en Primera. Con Diego Monarriz y la Secretaría Técnica, Julián Palacios se ganó el puesto por la banda derecha y hasta se dio el lujo de anotar.

Muchos se preguntaban por qué Matías no tenía chances aunque sea desde el banco para comenzar a sumar minutos y amoldarse al juego de la categoría VIP. En este receso que sigue estirándose hasta vaya a saber uno cuándo, varias versiones sobre supuestos intereses de Europa revolotearon por Boedo. La vidriera de la camiseta Nacional, como le pasó a Gaich, lo puso en los ojos de los clubes del exterior a Matías Palacios. Sin embargo, por el momento nada de eso se transformó en algo serio.

Y cuando el fútbol por fin vuelva en el país, todo indica que esta vez sí, Matías tendrá chances concretas de ganarse su lugar en el equipo. Claro que no la tendrá nada fácil porque San Lorenzo tiene nombres de peso en el sector ofensivo y en su puesto natural tiene la competencia de Oscar Romero, aunque bien podrían complementarse.

Lo que Soso ya dejó en claro en su primer equipo, por más de que se haya tratado apenas de una prueba inicial, es que el momento que estaba esperando Palacios hace tiempo llegó. Será tenido en cuenta. Si no es para ir de entrada, será como una de las primeras alternativas. Todo lo demás dependerá de lo que sea capaz de demostrar en cada oportunidad concedida este chico que todos quieren ver brillar.

Nahuel Lanzillotta

@LanzillottaOk

Periodista. Deportes. Clarín.

Comentarios
redes sociales
-