El Gasómetro vive en Merlo

En la Villa de Merlo, provincia de San Luis, se construyó una iglesia cuyo techo está conformado por tablones del mítico Gasómetro de Boedo. De esta manera el Wembley Porteño se mantiene presente en un ámbito santo. Conocé la particular historia.

El Templo Nuevo, la capilla donde vive el Gasómetro (infomerlo.com).

El Templo Nuevo, la capilla donde vive el Gasómetro (infomerlo.com).

Las gradas del mítico estadio del Viejo Gasómetro sostienen la estructura del techo del Templo Nuevo que comenzó a edificarse en Villa de Merlo en 1995 y que se convirtió en la Iglesia más imponente de la ciudad. Los tablones del estadio de San Lorenzo son un bien preciado para sus hinchas. Marcelo Tinelli guarda algunos de recuerdo. José  Sanfilippo los tiene en el patio de su casa y un club de Lincoln armó su tribuna con la misma madera. En Merlo, aquellas maderas tuvieron un destino “santo”.

La historia está cruzada por la pasión deportiva y esas casualidades imposibles que se parecen a una reverencia de Dios. El “Gasómetro” (también conocido en la actualidad como Viejo Gasómetro) fue el primer estadio del Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Y fue fundado por un cura salesiano: Lorenzo Massa. El estadio se ubicaba en Avenida La Plata entre las calles Inclán y Las Casas y se inauguró en 1916.  Se lo conoció popularmente con ese nombre debido al parecido que tenía su estructura exterior con los gigantescos depósitos de gas licuado, conocidos como gasómetros, que funcionaban en aquella época.

Aquel estadio fue cerrado por los militares en 1979. Sus tablones pasaron a manos de un ingeniero, quien los recibió en parte de pago por su aporte a la construcción del Nuevo Gasómetro. Fue entonces el momento de otras de esas casualidades imposibles. El ingeniero le comentó el asunto al sacerdote David Picca, quien por ese entonces se desempeñaba en la Iglesia de Villa de Merlo. Picca además de su labor espiritual era un conocido hincha de San Lorenzo.  Rápidamente llegaron a un acuerdo para que los tablones, recuperados y adaptados para la obra, viajaran en un camión desde Buenos Aires a Villa de Merlo para ser parte de la estructura del nuevo techo.

"Tuvimos el aporte del gobierno, de algunos empresarios locales y del pueblo entero", recordó Picca, en un reportaje concedido tiempo atrás. Fue él quien estuvo al frente de la capilla de Merlo en los tiempos en que se inició la obra. "No deja de ser significativo, los tablones de un club que nació de un cura terminan hoy en una iglesia", dijo Picca en ese entonces. 

Aquel esfuerzo mancomunado dio como resultado lo que hoy se conoce como el Templo Nuevo, que se alza a una cuadra de la plaza. La iglesia tiene capacidad para unas 600 personas y sobre una de las fachadas cuelga una enorme gigantografía del Papa Francisco, un hincha reconocido de San Lorenzo. Los fanáticos del “cuervo” aseguran que no son pocos los merlinos que rezan mirando el techo.  Quizás sea una exageración. Pero nadie les quita el orgullo de tener más cerca del cielo parte de la historia del club. 

Fuente: infomerlo.com

Agradecimientos: Sergio Zuzzi

Mundo Azulgrana

@mundoazulgrana

Sitio web y programa de radio dedicado al Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Comentarios
redes sociales
-