Mañana negra en San Lorenzo

Por segunda vez en la preparación de cara al comienzo de La Liga Profesional, el conjunto de Mariano Soso cayó, esta vez por goleada, ante Lanús. Además, sufrió lesión de dos jugadores y la expulsión de su nueve.

La mañana en el bidegain empezó con una sonrisa pero terminó con un llamado de atención para San Lorenzo. Con sus titulares comenzó ganando el cuarto amistoso de preparación ante Lanús, pero se quedó con las manos vacías, lesionados y un expulsado. 

En búsqueda de continuidad, Mariano Soso dispuso de los mismos 11 que vencieron a Talleres, con Monetti; Peruzzi, Gattoni, Donatti, Pittón; Menossi, Sabella, Ramírez; Palacios M; Peralta Bauer y Di Santo. Mismo sistema de juego: 4-3-1-2; aunque los primeros minutos tanto como Pittón (el capitán en la mañana) como Peruzzi, cumplieron más en un rol de ataque que defensa.

Desde la visita, Luís Zulbeldía paró a Morales; Di Plácido, N’Dong, Thaller, Bernabei; Facundo Pérez, Belmonte, Vera; Acosta, Sand y De la Vega.

La intensidad del encuentro empezó en nivel alto, con el Ciclón siendo quién marcó el ritmo. Dos llegadas profundas de Pittón, otra de Peruzzi, bombardeaba el arco del Granate. En 17’, salida del fondo de Monetti, que aguantó Di Santo, triangulo con Palacios para la corrida al espacio de Ramírez, que definió con categoría para el 1 -0.

San Lorenzo no perdió la constancia, hasta se encontró con un penal a favor, tras una mano de De La Vega. Sin embargo, el 9 azulgrana desperdició la oportunidad de aumentar la ventaja. Desde allí, creció la confianza de Lanús, que primero anotó de cabeza el mismo De La Vega, remidiendo su primer error; luego Di Placido, con un gran remate tras un despeje corto de Monetti; y De La Vega nuevamente, al ganar una pelota larga atrás de la defensa cuerva y vencer a Monetti en el mano a mano. El 1-3 sucedió en ocho minutos.

El conjunto de Soso, con dos cambios obligados por lesión, primero Salazar por Peruzzi, luego Pittón por Palacios, en el segundo tiempo no incidió en gran medida. Llegó – poco – sin profundidad al arco rival. San Lorenzo sufrió cada vez que Lanús aceleró, quebrado por los goles en contra y las lesiones en el 11 titular, que se demostró en el enojo y la impotencia de Di Santo con el árbitro principal, que le mostró la tarjeta roja. A cinco minutos del final, otras de las tantas llegadas de la visita, terminó conectando con la red y una goleada: 1-4 en los pies de Orozco para sentenciar. Un llamado de atención para Soso, que hoy, desde las 14, conocerá su grupo en La Liga Profesional.

Comentarios
redes sociales
-