Hay material para intentar jugar a otra cosa

San Lorenzo regaló el primer tiempo con Aldosivi y le costó tres puntos importantes de local, más allá del cambio en el complemento. ¿Por qué no proponer de entrada?

La cara de la derrota ante Aldosivi. Foto: Clarín

La cara de la derrota ante Aldosivi. Foto: Clarín

¿Por qué salir a especular? ¿Por qué regalar un tiempo de local teniendo la necesidad de sumar puntos? ¿Por qué ceder el protagonismo a cualquiera de manera automática teniendo material para intentar una estrategia más acorde a la estampa de un grande? Son muchas las preguntas que quedan en el aire tras la última frustrante presentación de San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. El doloroso 1-2 ante Aldosivi del domingo rozó el papelón (otro más).

La caía quedó atenuada por un segundo tiempo muy diferente al vergonzante primer tramo. Eso le permitió exponer al entrenador en sus declaraciones posteriores el escudo del resultado moral: "Lo más justo era un empate". La realidad es que cuando el Ciclón de Diego Dabove se adelantó 15 metros más en el campo, rompió con los tres centrales y dos carrileros y salió a buscar el partido -porque ya estaba perdiendo- se vio lo mejor del equipo.

Con los Romero más activos y el aporte movedizo de Julián Palacios por la derecha, San Lorenzo puso contra su arco al mismo Aldosivi al que en el inicio le había entregado con un moño el control del partido. Aldosivi… que venía de dos caídas seguidas.

Eso reflejó que cuando quiso, el conjunto azulgrana pudo. O al menos demostró otra postura, más agresiva, más cercana a la de la urgencia de ganar en casa para no quedar relegado rápidamente en el grupo A de la Copa de la Liga Profesional. Después, la falta de justeza en la puntada final y esa desatención en el último minuto terminaron de sellar el golpe.

Entonces, la pregunta vuelve: ¿Por qué no plantear de entrada ese posicionamiento más ofensivo? Dabove eligió mantener el esquema que le dio resultado en Banfield la fecha pasada. En el Sur había salido a no perder y tuvo éxito ya que el empate no le disgustó. Más teniendo en cuenta que se seguía percibiendo mayor carácter en los futbolistas.

La diferencia fue que en el Bajo Flores el Ciclón necesitaba ganar si es que de verdad quiere clasificar a la siguiente etapa de la competencia local que permitirá ir por el título. Pero regaló 45 minutos sin necesidad. Si efectivamente fue una estrategia, estuvo equivocada. Y costó la pérdida de 3 unidades que servían de oxígeno.

El DT busca armar su San Lorenzo desde el orden, se dijo en este sitio la semana pasada. El cambio en lo actitudinal se notó y se celebró. Pero ese debe ser el principio para construir la confianza que sirva de base para crecer en el juego, aún ausente. Para eso, se necesita también la intención de dar el paso adelante, de querer ser protagonista de verdad. Animarse a ser el dominador y no el dominado. De eso se trata, de dar ese paso. Porque San Lorenzo tiene material para jugar a otra cosa.

Nahuel Lanzillotta

@LanzillottaOk

Periodista. Deportes. Clarín.

Comentarios
redes sociales
-