Volvió el viejo y preocupante San Lorenzo

El Ciclón cayó ante Santos por 3-1 y necesitará cambiar urgentemente la imagen para ganar en Brasilia y seguir con vida en la Copa Libertadores.

El destino internacional del Ciclón en este año comenzaba a definirse en esta llave. Llegar a la Libertadores o caer a la Sudamericana depende solamente de estos encuentros y hoy el equipo no estuvo a la altura de ninguna de las dos competencias.

La racha daba un envión anímico importante para esta noche. Es por eso, que con el equipo que viene perfilándose como el titular en los partidos importantes, Diego Dabove planteó un esquema que generaba ilusión, pero rápidamente fue destruido y a los siete minutos San Lorenzo ya caía 1-0 con un tiro cruzado de Lucas Braga por el costado que defendía Andrés Herrera.

Promediando la primera mitad, Boedo intentó rearmar sus bases y encontrar un poco más la pelota, aunque la posesión la mantenía la visita. En una jugada desafortunada, Julián Palacios fue a trabar en el mediocampo y sufrió una lesión que lo obligó a salir del campo y dejarle su lugar a Óscar Romero.

El ánimo no cesó y la táctica fue mutando hasta llegar a la conclusión de atacar de contragolpe. Fue de esta manera, que apareció la primera situación de gol para CASLA, con una salida iniciada por Diego Braghieri y que finalizó con Bruno Pittón disparando cerca del poste derecho.

Pero el esfuerzo parecía ser en vano y, a pocos segundos de bajarse el telón del primer acto, una pelota rápida por la banda derecha dejó nuevamente en posición de peligro al conjunto brasileño y Devecchi llegó tarde, marcando el penal que Marinho cambiaría por el 0-2.

La llegada del entretiempo le daba un poco de aire a un equipo que parecía abatido y que no encontraba respuestas, pero nada se aclaró en el inicio de la segunda mitad y los paulistas siguieron con su presión para continuar extendiendo la ventaja.

Lejos de quedarse en el molde y de esperar una solución mágIca, el DT movió el banco y encontró una respuesta rápida al hacer ingresar a Uvita Fernández por Franco Triyansky. Ya con la presencia del ex Defensa, las pelotas en profundidad aumentaron y el descuento sucedió con un centro de él hacia Ángel, que solo tuvo que empujarla.

Sobre el final, el encuentro se tornó en un ida y vuelta con las defensas de ambos muy abiertas. Cuando el 2-2 parecía muy cerca, una contra de los dirigidos por Ariel Holan terminó de sentenciar todo y a los 93 minutos Ángelo puso el 1-3 final.

La preocupación queda por la imagen demostrada al inicio, aunque la esperanza se mantiene si se demuestra la actitud de los últimos minutos. Será una vuelta más que picante en Brasilia, donde habrá que marcar al menos tres goles, pero nada está dicho.

Marcos Bishop

@marcossbishop

Comentarios
redes sociales
-